Confianza. El PRI se dijo convencido de no rebasar los topes de campaña.
Aún no hay fecha específica para que el tribunal revisa las elecciones locales, aunque se tiene agendado que sería hasta septiembre

Las dirigencias del Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional llevaron la batalla postelectoral al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, luego de que se reunieran con magistrados para plantear sus argumentos. 

Ayer, Enrique Ochoa, líder del PRI, se dijo confiado de que el TEPJF no anulará las elecciones en Coahuila y que será el abanderado del tricolor, Miguel Ángel Riquelme Solis, quien suceda a Rubén Moreira como Gobernador del Estado.

“Expusimos elementos que acreditan que INE aplicó disposiciones no vigentes, duplicó gastos reportados y sobrevaluó hasta 400% costos”, expuso Carolina Viggiano, Secretaria Jurídica del PRI.

En redes sociales, Riquelme aseguró que él presentó sus alegatos ante el Tribunal por los comicios en Coahuila.

Argumentos. El PAN sostuvo que los comicios serán anulados.

Por su parte, la cúpula del PAN, se reunió con magistrados dentro del TEPJF con el fin de presentar sus argumentos para que se lleve a cabo la anulación de la elección.

Ricardo Anaya y el excandidato Guillermo Anaya fueron acompañados al tribunal por Santiago Creel y Germán Martínez Cázares.

El excandidato Anaya sostuvo en redes sociales que “quedó demostrado el fraude del PRI Coahuila”. 

“Como lo hemos estado diciendo: la elección se anulará, se repetirá el proceso y ¡volveremos a ganar!”, posteó en su cuenta de Twitter. 

VANGUARDIA publicó la semana pasada que aún no hay fecha específica para que el tribunal revisa las elecciones locales, aunque se tiene agendado que sería hasta septiembre, luego de que se validen los comicios del Estado de México y Nayarit.