Archivo
Según trabajadores que pidieron el anonimato, en algunos casos el sueldo se les verá disminuido y en otros, se les pedirá tomar sus días de vacaciones.

La Planta de Ensamble de General Motors en Ramos Arizpe entrará en paro técnico en los primeros días de agosto; este freno durará cerca de un mes, en donde los trabajadores podrían ver reducido su salario en un 55 por ciento. 

Según trabajadores que pidieron el anonimato, en algunos casos el sueldo se les verá disminuido y en otros, se les pedirá tomar sus días de vacaciones. 

Apenas hace unos días, el Departamento de Comunicación de la empresa había afirmado que el paro no afectaría las percepciones del equipo de trabajo.

Las fuentes agregaron que también algunos proveedores se sumarían a este cese de actividades en la planta. 

“Los proveedores del área de ensamble también se verán afectados dependiendo sí están atrasados o a la orden los pedidos”, dijeron los trabajadores consultados.  

Se pudo conocer que este paro se derivo del cambio y salida de modelos que se ensamblan en esta planta automotriz.  

Esta situación se da, luego de las medidas preventivas que tomó la firma automotriz por el ‘efecto Trump’, en donde en abril se tuvo una reducción de cerca de 50 por ciento en su producción, así como semanas laborales de tres días y un paro de dos semanas en el transcurso de ese mes.