Se espera que las estrellas de ambos equipos salgan a la cancha en el juego de ida de la Supercopa de España. Foto: Cortesía
El Camp Nou acogerá el primer clásico oficial del curso, que tendrá su revancha el miércoles en el Santiago Bernabéu

MADRID.– El primer clásico ya está aquí: cuando la temporada aún está amaneciendo y las piezas todavía necesitan ciertos ajustes, Real Madrid y Barcelona se medirán en la ida de la Supercopa de España en un duelo al que llegan en momentos muy diferentes.

El Camp Nou acogerá el primer clásico oficial del curso, que tendrá su revancha el miércoles en el Santiago Bernabéu y que se presenta cargado de expectación por ver cómo arrancan los dos gigantes del futbol español.

Para el Barcelona, campeón de la Copa del Rey, será su estreno oficial después de una larga pretemporada que le llevó por Estados Unidos, donde ya se midió con su eterno rival en un amistoso que ganó por 3-2 en Miami.

Esta vez no sólo habrá un trofeo de por medio sino que será el primer partido oficial que los azulgrana disputan sin Neymar tras su traspaso récord al Paris Saint-Germain. “La ausencia de Neymar se cubre mirando hacia delante, no hacia atrás”, dijo Valverde.

El brasileño acaparó toda la atención durante la fase de preparación y dejó un vacío que el Barcelona aún no ha podido llenar pese a ingresar por él 262 millones de dólares, rompiendo además con el mejor tridente ofensivo de los últimos tiempos, la “MSN” que compartía junto a Lionel Messi y Luis Suárez.

Por su parte, el Real Madrid aterriza en la final con la confianza renovada: tras una pretemporada de flojo rendimiento en los amistosos, conquistó la Supercopa de Europa ante el Manchester United mostrando una gran superioridad.

Con la baja segura de Luka Modric por suspensión (por una tarjeta roja en la Supercopa de 2014), el entrenador Zinedine Zidane podrá disponer del resto de sus piezas para armar el once titular, en el que podría estar el portugués Cristiano Ronaldo pese a que se incorporó al grupo hace apenas una semana.

Así lo confirmó el propio técnico. “Nosotros estamos todos bien. No hay lesionados. Todos perfectos físicamente y mentalmente. Todos quieren jugar y eso es bueno, pero yo tengo que elegir. ¿Cristiano? Está listo y está bien. Ha tenido vacaciones y está desde sólo una semana, pero trabajó mucho en vacaciones y está listo para jugar”.