Archivo
Un buen desayuno permite tener un mejor desempeño académico, pues mejora la concentración en los niños

El desayuno es la comida más importante del día porque rompe con el ayuno de la noche anterior y provee al cuerpo de la energía que requiere para realizar las actividades cotidianas.

Un buen desayuno permite tener un mejor desempeño académico, pues mejora la concentración en los niños y lo más importante es que ayuda a prevenir enfermedades crónicas como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

A unos días de que millones de niños regresen a clases en el país, la Nutrióloga Clínica, Julia Salinas, ofreció algunos consejos para un desayuno balanceado y nutritivo.

Consideró que el inicio de un nuevo ciclo escolar puede ser una oportunidad para “empezar de cero” con nuevos hábitos alimenticios que beneficien a todos.

En la primera comida del día, dijo, es importante integrar una ración de carbohidratos, como cereales, de preferencia de grano integral y en una cantidad de 30 gramos.“De esta forma, se obtendrán los carbohidratos, fibra, vitaminas, antioxidantes y minerales que el cuerpo necesita”.

También debe incluirse algún lácteo, ya sea un yogurt o leche, porque brindan proteínas y calcio para fortalecer los huesos.

Además de una ración de fruta, lo cual ayudará a un mejor proceso de digestión, y opcionalmente se puede agregar otra fuente de proteína como huevo o jamón de pavo, que ayudará a saciar el hambre hasta el mediodía o la hora del lunch.