La FIDH presentó en su informe casos de violencia sexual perpetrada supuestamente por autoridades policíacas de Coahuila. Foto: Archivo
Los ataques, en los que están involucrados Groms y Gates, serán dados a conocer ante la Corte Penal Internacional

La Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIDH), presentó en su informe casos de violencia sexual perpetrada supuestamente por autoridades policíacas de Coahuila.

De acuerdo con el artículo 7.1 del Estatuto de Roma, se entiende por “crimen de lesa humanidad”, varios actos cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque, entre los que se encuentra la violación o violencia sexual.

De los 32 casos detallados en los anexos del informe que llegará a la Corte Penal Internacional (CPI), 4 reportan actos de violencia sexual que comprenden al mismo número de víctimas. 

La FIDH menciona el caso “A5”, de una detenida en Saltillo, donde un comandante del GROM le comentó que no servía de nada, que “mejor la colgaran en el puente”, pues todavía “no la habían reportado”. 

Toda la noche la dejaron en el batallón del GROM, la estuvieron golpeando, todo miembro de la corporación que ingresaba la manoseaba, “le metían los dedos y le decían que la iban a violar”. 

“Le pusieron una bolsa negra como cinco veces, le pusieron unos toques sobre la ropa, supuestamente para que no quedara marcada. Un oficial ingresó y comenzó a tocarla en todo el cuerpo, presionando sus senos con mucha fuerza hasta causarle un dolor intenso. Ese mismo oficial, además de manosearla le dijo ‘que quería checar la mercancía’”.

Poco tiempo después, entró un nuevo oficial y le dijo que si él quería “la podía violar en ese mismo momento y que todos los que quieran también”. 

Más casos

La FIDH expuso el caso de “A9”, una mujer que declaró que un oficial de Policía entró a su celda, la agarró de cara con una de sus manos y con la otro se desabrochó el cierre de su pantalón obligándola a hacerle sexo oral durante aproximadamente un minuto. 

Posteriormente le dijo que se levantara, volteándola y desabrochándole el pantalón él mismo y posteriormente le bajó el pantalón, […] la seguía golpeando con sus manos abiertas, en seguida, abusó de ella... vio que otros policías, los cuales eran acreditables, trajeron a su esposo y lo pusieron frente a su celda y le dijeron: “Mira, perro, lo que le estamos haciendo (...)”.

También con hombres

En el caso de “A3” los miembros del GATE se enojaron y volvieron a ajustarle la bolsa negra en la cabeza, ante lo cual perdió el conocimiento. Pero a los pocos segundos se despertó porque el miembro del Gate que estaba sobre su espalda quien le rompió el pantalón de mezclilla que traía puesto mientras le decía: “Está bien bueno para cog...”, en clara alusión a una violación. Luego le pusieron el fusil en el ano. A3 les pedía que por favor que no le hicieran nada, que mejor lo mataran.

Los hechos

La Federación Internacional para los Derechos Humanos denuncia cuatro abusos sexuales por parte de policías de Coahuila:

A5 fue detenida en el batallón del Grom, donde además de golpearla, fue manoseada por largo tiempo por numerosos elementos policiacos.

A9 es una mujer que fue obligada a hacer sexo oral a un policía, quien luego la violó.

A3 es un hombre; fue amenazado con ser violado; le colocaron un fusil por el ano.

Más casos

La FIDH expuso el caso de “A9”, una mujer que declaró que un oficial de Policía entró a su celda, la agarró de cara con una de sus manos y con la otro se desabrochó el cierre de su pantalón obligándola a hacerle sexo oral durante aproximadamente un minuto. 

Posteriormente le dijo que se levantara, volteándola y desabrochándole el pantalón él mismo y posteriormente le bajó el pantalón, […] la seguía golpeando con sus manos abiertas, en seguida, abusó de ella... vio que otros policías, los cuales eran acreditables, trajeron a su esposo y lo pusieron frente a su celda y le dijeron: “Mira, perro, lo que le estamos haciendo (...)”.

También con hombres

En el caso de “A3” los miembros del GATE se enojaron y volvieron a ajustarle la bolsa negra en la cabeza, ante lo cual perdió el conocimiento. Pero a los pocos segundos se despertó porque el miembro del Gate que estaba sobre su espalda quien le rompió el pantalón de mezclilla que traía puesto mientras le decía: “Está bien bueno para cog...”, en clara alusión a una violación. Luego le pusieron el fusil en el ano. A3 les pedía que por favor que no le hicieran nada, que mejor lo mataran.

Los hechos

La Federación Internacional para los Derechos Humanos denuncia cuatro abusos sexuales por parte de policías de Coahuila:

A5 fue detenida en el batallón del Grom, donde además de golpearla, fue manoseada por largo tiempo por numerosos elementos policiacos.

A9 es una mujer que fue obligada a hacer sexo oral a un policía, quien luego la violó.

A3 es un hombre; fue amenazado con ser violado; le colocaron un fusil por el ano.