Cientos de personas acuden al descenso y traslado de la sagrada imagen; hoy inicia el novenario

Ni un alma más cabía en la Capilla del Santo Cristo.

Los saltillenses se volcaron en el templo para ver descender de su trono al Cristo crucificado, el santo patrono de la ciudad; con esto inician las festividades en su honor.

Año con año, centenares de personas se aglutinan en la capilla que resguarda en su altar al Santo Cristo milagroso. Con impresionante número de fieles dentro y alrededor de la sacra construcción, el catolicismo revive su fe en la milagrosa imagen.

Eran las 09:00 horas y desde la entrada de la Capilla se podía ver al obispo Raúl Vera sentado escuchando atento la lectura; al concluir, con pasos lentos y dejándose ayudar por un acolito, esparció el incienso rebosando el altar.

Después, Raúl Vera López inició su homilía contagiando a sus escuchas de exacerbado entusiasmo religioso. Duró aproximadamente 30 minutos haciendo referencia a la sagrada figura de Cristo y sus enseñanzas y la situación desprivilegiada que vive México en la actualidad.

Peregrinar. Debido al clima, la sagrada imagen fue trasladada por el interior de los templos. / Foto: Marco Medina

“Confesar nuestra fe cristiana es demostrar la justicia con la que el mundo se debe organizar y la dignidad del ser humano. En este novenario vamos a adquirir del pensamiento elevado de Jesús, del pensamiento que nos saca de la mediocridad y la indiferencia hacia nuestros hermanos”, dijo.

Vera López también habló de política y abordó el tema de las elecciones de Coahuila: “Un día nos dicen que ‘sí’ al otro día no dicen que ‘no’ y así día con día nos meten en un detrimento para que ellos se queden en una posición privilegiada”, dijo sobre la indecisión del INE. 

El descenso del Santo Cristo

De la sacristía salieron los responsables del descenso de la imagen flagelada de Cristo. Veinte hombres, la mitad vestidos de negro y la otra de blanco, colocándose en las manos guantes quirúrgicos, se preparaban para llevar bajar al Santo Patrono.

De manera lenta y contrastando con los aplausos, campanadas, gritos de “Viva Cristo Rey”, y llantos de petición por los enfermos, las prostitutas y los drogadictos, el Cristo era descendido. 

Poco a poco, sabiendo la responsabilidad que se tiene en las manos, los encargados guardaban el tiempo de traslado. Sin prisa, con la lentitud de la caída del sol, llego a la mesa rodeada de feligreses y fotógrafos. 

El primero en pasar fue el obispo Raúl Vera, siguiéndole el obispo emérito Francisco Villalobos, de 96 años, que con paso lento inciensó la imagen.

Trono. La imagen fue colocada en el altar principal de Catedral. / Foto: Marco Medina

Traslado de la imagen

Por la tarde, al filo de las 18:00 horas, la imagen del Santo Cristo fue trasladada a la Catedral de Santiago con cientos de feligreses que llenaron el templo para ser testigos del acto solemne. En esta ocasión, las probabilidades de lluvia provocaron que el traslado se hiciera por el interior y el santo patrono no salió al atrio. 

Este viernes a las 05:30 horas iniciarán oficialmente las misas del novenario del Santo Cristo, mismas que se celebrarán cada hora hasta las 12:30, por la mañana, reanudándose a las 18:00 horas para oficiarse la última a las 20:00 horas.

Misas especiales

28 de julio: Vicaria, a las 19:00 horas.
29 de julio: Campesinos, a las 20:00 horas.
30 de julio: Niños, a las 16:00 horas.
31 de julio: Migrantes, a las 20:00 horas.
01 de agosto: Enfermos, 16:00 horas.
02 de agosto: Sacerdotes, 12:30 horas.
03 de agosto: Acción Católica, a las 19:00 horas.
04 de agosto: Jóvenes, 19:00 horas.
05 de agosto: Danzantes, 13:00 horas.