Foto: Especial
En su informe anual, la Cepal “proyecta una nueva caída en 2017, en torno al 5%” de la inversión extranjera directa

La inversión extranjera directa (IED) en América Latina disminuyó 7.9 por ciento en el último año y acumula una caída de 17 por ciento desde 2011, principalmente porque los países de la región, incluido México, siguen dependiendo de sectores tradicionales como el petróleo, la minería y la energía, mientras el escenario global de sofisticación tecnológica ha hecho que la IED se haya concentrado en trasnacionales muy vinculadas en ese rubro, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, dijo que el monto de IED recibido por la región el año pasado fue de 167 mil millones de dólares, un nivel similar al que se tuvo en 2010 y para este año proyecta una caída de 5 por ciento.

En el informe anual La Inversión Extranjera Directa de América Latina y el Caribe 2017, se destaca que México fue el segundo país con mayor captación de recursos extranjeros con 32 mil 113 millones de dólares (el 19 por ciento del total), sólo después de Brasil, que recibió inversiones por 78 mil 929 (47 por ciento del total).

Barcenas explicó que la razón por la cual disminuyó la IED en América Latina fue por los bajos precios de las materias primas, pues aunque estas han subido un poco recientemente no es tiempo suficiente para reorientar las inversiones hacia sectores extractivos.

La funcionaria mexicana indicó que la rentabilidad de las inversiones en la región ha tenido un importante retroceso en la última década (pasó de casi 8 por ciento en 2005 a 0.9 en 2015) debido a que la estructura productiva de los países está concentrada en los bienes primarios para la exportación y en bienes y servicios no transables.

“Estos son justamente los sectores perdedores en la rentabilidad mundial. Gran parte del crecimiento de la rentabilidad se debe a la aparición de nuevas empresas internacionales, como es el caso de la industria digital, que está cada día jugando un papel más importante y más concentrado sobre todo en Estados Unidos”, dijo Barcenas durante la presentación del informe efectuada en Santiago de Chile y trasmitida a través de la página web del organismo.

Agregó que la inversión de las empresas translatinas, aquellas de origen Latinoamericano que hacen inversiones en la propias región, tuvieron una caída muy importante de 50 por ciento en el último año y hoy sus recursos llegan a 24 mil millones de dólares.

La disminución más importante correspondió a México (con 70 por ciento menos inversión en el último año), que junto con Brasil y Chile acumularon 76 por ciento de caídas en 2016.

El reporte de la Cepal indica que para los países Latinoamericanos la IED sigue siendo una parte muy importante en relación a su producto interno bruto (PIB).

Al cierre de 2016 la IED representó el 3.6 por ciento del PIB en la región cuando el promedio global es de 2.5 por ciento, comentó.