Descubra las posiciones ideales para garantizar un sueño cómodo

Un estudio realizado por el Instituto de Medicina de EU afirma que un total de 50 a 70 millones de adultos sufren de problemas relacionados al sueño o levantarse.

Te puede interesar

Un día productivo puede ser determinado en la forma en que uno duerme, aunque muchos no sabemos la forma correcta para descansar.

A continuación mostramos un listado de posiciones preferibles, y otras no tan recomendadas, para dormir.

La mejor: De espaldas

Si el dormir boca arriba es tu posición ideal para dormir, tienes mayores beneficios que el resto de las personas con otras posiciones. De espaldas, tu cabeza se encuentra erguida y el peso se distribuye equitativamente por tu espina.

A diferencia de cuando te encuentras boca abajo, dormir de espaldas permite a la gravedad afectar el rostro y el pecho para evitar reflujo estomacal. De cabeza es menos probable que el ácido estomacal y la comida “regresen”.

Segundo mejor: Lado izquierdo

Si tú prefieres dormir de tu lado izquierdo haces bien ya que es uno de los cómodos según los expertos. Dormir del lado izquierdo permite el flujo cardiovascular, es decir, que tu corazón puede bombear mejor la sangre por tu cuerpo. Es recomendado colocar una pequeña almohada entre tus rodillas para mejorar el alineamiento de tu cadera y junturas.

Poco ideal: Lado derecho

Si prefieres dormir de lado derecho, te puedes exponer a un riesgo grave. Dormir del lado derecho afecta tu sistema cardiovascular, añadiendo presión a su caja torácica y contrayendo tus pulmones. Una forma de mejorar tu descanso sería rodear tu cintura con una toalla para evitar “hundirte” en la cama y aliviar la presión sobre tus órganos.

Menos ideal: Con una pierna encima de la otra

El cruzar las piernas mientras duermes, puede hacer mayor daño del que crees. Tener ambas piernas elevadas durante el sueño mantiene el peso fuera de la pelvis y ayuda a mejorar el dolor en la espalda, sin embargo, una pierna solamente puede provocar lo contrario.

Mantener una presión desigual sobre una extremidad puede provocar mayor daño con el tiempo. Si no puedes evitar cruzar las piernas, coloca una almohada entre ellas.

La peor: Boca abajo

Una posición muy perjudicial a tu salud, ya que puedes levantarte con dolor y malestar al ejercer demasiada presión sobre tu abdomen y espina dorsal, al igual que obliga a tu cabeza a torcerse.

Para evitar un mayor daño, opta por emplear almohadas delgadas y firmes para que provoquen una curvatura más equitativa de la espina.

Con información de Shape.com