Foto: AP
La Cancillería emitirá próximamente un comunicado de reacción del gobierno venezolano a las declaraciones del presidente estadounidense, anunció Ernesto Villegas,

CARACAS. — El ministro de Defensa de Venezuela consideró como un “acto de locura” la declaración que realizó el presidente estadounidense Donald Trump de que está considerando una posible intervención militar en el país suramericano.

En una declaración a la televisora estatal, el general en jefe Vladimir Padrino López rechazó el pronunciamiento de Trump y dijo que esa acción representa un “acto de locura” y un “acto de supremo extremismo”.

“No sé qué está pasando, no sé qué va a pasar en el mundo si es que se va acabar con la humanidad”, expresó el alto oficial, y agregó que la fuerza armada estará en “primera fila” para defender los intereses y la soberanía de Venezuela.

La Cancillería emitirá próximamente un comunicado de reacción del gobierno venezolano a las declaraciones del presidente estadounidense, anunció Ernesto Villegas, ministro de Comunicación.

Por otra parte, Padrino López anunció que Juan Caguaripano Scott, excapitán de la Guardia Nacional, y el primer teniente Yefferson García, quienes son señalados como los autores materiales e intelectuales del asalto que se registró el 6 de agosto en el fuerte militar Paramacay de la ciudad central de Valencia, estado Carabobo, fueron capturados en Caracas.

El jefe militar afirmó que la acción representó un “duro golpe al terrorismo fascista que ha puesto en práctica la derecha venezolana”, y agregó que en breve ofrecerá más detalles.

En el asalto al fuerte militar, donde fue robado un lote de armas, dos personas fallecieron, tres militares resultaron heridos y siete personas fueron detenidas.

Caguaripano Scott, quien se mantenía prófugo de la justicia militar desde 2014, apareció el día del asalto en un video que fue difundido en las redes sociales. En éste se le veía acompañado de una docena de uniformados y llamaba a rebelarse contra el gobierno.

El incidente ocurrió en medio de una intensa tensión política generada por la instalación de la oficialista Asamblea Constituyente y por las protestas antigubernamentales que se han extendido por cuatro meses y han dejado al menos 122 muertos y casi 2.000 heridos.