ESTIMADA ANA:

Ya no sé qué hacer, llevo toda mi vida con el mismo problema, aunque al final te acabas acostumbrando a que la gente cuando te conoce te diga “Qué seria eres, casi no hablas” o que de plano no entiendan qué es lo que pasa y te tachen de aburrida.

No sé a que se deba pero ya estoy un poco cansada de todo esto, tengo miedo de atreverme a ser yo misma en frente de la gente, no me arriesgo porque tengo miedo a equivocarme o a ser rechazada.

Aunque lo he intentado, no puedo evitar que me afecte lo que piensan los demás de mí. Cuando hablo con alguien siempre me pasa que me siento insegura, pienso que lo que tengo que contar o decir puede aburrir, molestar u ofender a los demás y al final prefiero quedarme callada o, al contrario, cuando me atrevo a decir algo, acabo arrepintiendo por lo que dije o la forma en que lo dije.

Este problema que tengo no se lo deseo ni a mi peor enemigo, casi todas las situaciones sociales son muy difíciles aunque para el resto de la gente sea algo norma y lo peor es cuando nadie comprende que es un verdadero problema, o al menos así lo siento yo. 
   ALICIA

 
ESTIMADA ALICIA:

Si quieres mejorar no puedes continuar tal y como lo has hecho hasta ahora, aunque sientas miedo es hora de actuar. Sé que te sientes aburrida, insegura, poco interesante y en ocasiones hasta poco atractiva, pero ten por seguro que puedes cambiarlo todo.

Primero debes de comenzar por eliminar toda esa clase de pensamientos, ponte a hacer algo que requiera de tu concentración y sobre todo de tu activación, por ejemplo, ordenar tu recámara, correr, nadar, andar en bicicleta, bailar, pues como ya sabemos, ejercitarse es muy sano y efectivo.

También puedes hacer algo que te guste o disfrutes como cocinar nuevas recetas, hacer manualidades, pintar, ir al cine, al parque o a tomar café.

El siguiente paso será algo esencial cuando las cosas no marchan bien con nuestro estado de ánimo: sonreír. La sonrisa está considerada como una de las mejores terapias para muchos padecimientos, se podría decir que es la medicina perfecta para salir adelante.

Algo más que puedes hacer es hacer una lista de las cosas que más te gustan de ti, tanto físicas como psicológicas y si a ti no se te ocurren, pide a alguien cercano que te ayude y con este ejercicio aprenderás a conocerte un poco más y te aseguro que la percepción que tenías de ti misma, cambiará.
Es básico que aprendas a disfrutar las cosas más simples de la vida, como dormir, leer o comer.

Cuando estés en una reunión, comienza poco a poco a intervenir en las conversaciones, a dar tu opinión de algún tema, por más sencillo u obvio que parezca, eso irá transformando tus pensamientos.

Deja atrás a la chica tímida, insegura, callada o vergonzosa y conviértete en una mujer divertida, interesante, platicadora y sobre todo hermosa. ¡Suerte!
 
   ANA

Todos tenemos problemas. ¿Cuál es el suyo?  
Para una respuesta escriba a: 
ANA APARTADO 500 o BOULEVARD V. CARRANZA 
y CHIAPAS, SALTILLO, COAH. 
También puede hacerlo vía internet: ana@vanguardia.com.mx