Y falsas presunciones en la carpa circense llamada “Futbol Profesional” que suele presumir con todo cinismo un organismo tan hueco y mentiroso como indudablemente es la FMF… y desde luego muchos de los equipos dizque profesionales que conforman la Liga Muy X.

Esto viene a colación porque resulta que el equipo recién ascendido a la máxima categoría, el de Lobos BUAP (Benemérica Universidad Autónoma de Puebla), se encontró en una posición ambivalente al saberse campeón del Ascenso, por un lado la felicidad del éxito y por el otro, la terrible realidad de su incierto futuro al no saber de dónde o cómo obtener recursos suficientes para afrontar su nueva realidad, como aquellos padres que tienen un hijo y se sienten bendecidos, pero se truenan los dedos porque no tienen para mantenerlo.

Fue así, que este equipo dependiente de una Universidad que se mantiene con el dinero de los ciudadanos a través de los impuestos, tuvo que esperar a que los ingresos por los derechos de las transmisiones de radio y TV le llegaran a sus arcas, para medio salir adelante del gran reto económico.

¿Y por qué tenemos que sufragar los mexicanos a tantos equipos dizque profesionales, que son soportados por nuestro dinero? ¿Por qué los gobiernos estatales y universidades públicas que se mantienen con nuestros impuestos, desvían recursos que deberían ser utilizados para investigación académica, crecimiento, superación de los profesores, hospitales, escuelas, avenidas y tantos etcéteras?

DOS ARISTAS
1.- Ya basta de esa falsa ayuda a equipos profesionales por parte de gobiernos y universidades populistas y demagógicos

2.- Ya basta de que la FMF presuma una liga bien sustentada y dizque profesional, que en realidad no tiene ni un 50 por ciento de sus equipos en condiciones económicamente saludables. Esta “Liga Profesional” lo es tanto, depende en un gran porcentaje de las limosnas y componendas que hemos comentado, y ni así la libran. El pan nuestro de cada día en la liga son los 4 o 5 equipos que no pagan a tiempo, que no pueden sostenerse por sí mismos, es una liga de relumbrón pero absolutamente hueca y sin cimientos éticos. Es una liga descuidada en todos los sentidos, una liga en la que prevalece la irregularidad y la pésima adminstración, una liga sin reglas sanas ni personajes limpios, que refleja a la perfección los graves problemas sociales, culturales, económicos y morales de nuestro país, así como las terribles diferencias económicas y sociales de nuestro querido México.

Y para reforzar esta tesis ahí esta la Liga de Ascenso, en la que el 80 por ciento de los equipos no cumplen los requisitos mínimos en caso de ganar su ascenso... así o más patético. Y de la liga femenil, mejor ni hablamos.

PD. Quien vive de las apariencias acaba siempre desnudo y exhibido.