El Universal
Una jauría llegó a esta ciudad para encabezar un ataque de perros, como se conoce a la práctica republicana de criticar sin piedad al candidato adversario en su propia casa.
Denver, Colorado.- Una jauría llegó a esta ciudad para encabezar un ataque de perros, como se conoce a la práctica republicana de criticar sin piedad al candidato adversario en su propia casa.

Encabezada por Mitt Romney, principal aspirante a acompañar al republicano John McCain en la contienda por la Casa Blanca, la misión se hizo presente en la convención demócrata para lanzar toda clase de torpedos contra Barack Obama.

Muchos de los cuestionamientos han sido tomados del arsenal de descalificaciones que Hillary Clinton utilizó contra el senador por Illinois en las primarias demócratas. "Obama es un gran orador, pero no se gobierna con retórica", dijo Lincoln Díaz-Ballart, parafraseando a Hillary.

En plan de reunificar al partido, la senadora por Nueva York se presentó anoche en la convención para restañar heridas: "Barack Obama es mi candidato y tiene que ser nuestro Presidente", dijo ante 20 mil personas.

Por primera vez pidió cerrarle el paso a las aspiraciones presidenciales del republicano McCain en noviembre próximo.

"Hemos soportado ocho años de liderazgo fallido... Por eso de ninguna manera la opción puede ser John McCain".