Josué Rodríguez
Piedras Negras, Coah.- Rubén Moreira, presidente del PRI en Coahuila, advirtió en Piedras Negras ayer por la mañana que si los legisladores autorizaban la reforma fiscal que incluye un nuevo impuesto a la gasolina estarían traicionando a los mexicanos, porque esto desencadenará una escalada de aumentos que lesionarán más la economía de los que menos tienen.
Y aunque consideró que la aprobación era inminente, dijo que dos gobernadores, el de Colima y el de Coahuila, y algunos diputados federales del PRI, no todos, se han pronunciado en contra de la medida.

"Se han pronunciado en contra por dos razones: porque es inflacionario, pues desde el momento en que se dé, va a ser una cadena de aumentos a todo. Y como ejemplo, al día siguiente los transportistas van a pedir un aumento a sus tarifas, y se van a justificar por el costo que les representará", afirmó.

El hermano del Gobernador de Coahuila dijo que en el país la gasolina tiene un aumento de 6 por ciento al año, por lo que con la nueva propuesta el incremento será de 12 por ciento, algo que no se ha revelado, y que sin duda afectará a millones de mexicanos.

Consideró que hay otras formas de hacerse de más recursos sin dañar la economía de los millones de mexicanos y golpear el poder adquisitivo de las familias.

"Si se le quiere dar dinero a los estados, pues que se saque de lo que ya le están quitando de impuesto a Pemex y no del pueblo. Cuando el PRI gobernaba había 3 mil 500 trabajadores en la paraestatal, y ahora hay 32 mil".

E insistió en que el diputado del partido que sea que votara a favor del nuevo incremento a la gasolina estará traicionando a la gente.