El Universal
Sandra Avila Beltrán decidió poner fin a su aislamiento en el penal de Santa Martha Acatitla. Desde el jueves 31 de enero, la llamada Reina del Pacífico comenzó, junto con otras 60 internas, clases "autoconocimiento", a las que llegó de manera casual.
El curso lo imparte desde el mes pasado Edith Alvizo, quien se desempeña como técnica penitenciaria y que en la primera sesión explicó a sus alumnas que la intención de esos trabajos es realizar diversas evaluaciones para que "ellas puedan conocerse y desarrollarse mejor como personas".

Originalmente, las clases estaban consideradas solamente para las internas asignadas al dormitorio D, que está integrado por aquellas sentenciadas que han cometido diversos delitos, como robo con violencia, secuestro, homicidio, entre otros y en su mayoría fueron trasladadas de otros penales a Santa Martha.

Sin embargo, el jueves 31 de enero, luego de acudir al área jurídica del penal, Avila Beltrán iba de regreso a su celda acompañada por un par de custodias, cuando decidió asomarse al salón en el que se encontraba Alvizo, esperando que le entregaran el ejercicio que solicitó ese día.

La clase estaba a punto de acabar cuando La Reina del Pacífico decidió entrar al salón, preguntó a la profesora de qué se trataba. La técnica penitenciaria le explicó que las reas tenían que dibujar un árbol en el entendido de que en las ramas tenían que reflejar lo que ellas hubieran querido ser, mientras que en la raíz, sus defectos.

Avila Beltrán sonrió, al tiempo que preguntó si "me puedo quedar", por lo que la responsable aceptó, pero las uniformadas también se quedaron. Cuando se sentó volteó a un lado y otro para pedir prestados hoja y pluma, que de inmediato tuvo en las manos por parte de otras internas y comenzó a dibujar. Se puede decir que actualmente está como oyente.

Cabe destacar que además de que es la primera actividad en la que se involucra La Reina del Pacífico desde que fue detenida el 28 de septiembre de 2007, acusada de ser una de las cabezas de uno de los cárteles de la drogas más poderosos en el país, por lo que Estados Unidos ha solicitado su extradición.

Está recluida en el dormitorio A, en el que se encuentran las detenidas que aún no han sido sentenciadas, por lo que las llaman procesadas visten en tono beige, mientras que las sentenciadas, que son las de la mayoría de los dormitorios, incluido el D, lo hacen en color azul marino.

En distintos cursos de Formación de Sicodiagnóstico el test del árbol está considerado desde las primeras décadas del siglo 20, como un cuestionario proyectivo de la personalidad. Es una técnica utilizada tanto en la práctica clínica como en la laboral.

Tras hacerse el dibujo, se analizan el tronco, la copa, las ramas, el suelo y otros elementos accesorios. El tronco permite evaluar la estabilidad emocional, cómo se siente actualmente la persona, la fortaleza de su yo y el aquí y ahora de su personalidad, pensemos que el tronco es el que sostiene al árbol.

La copa representa la vida mental, las fantasías, la riqueza o no de la imaginación y como la persona concibe a la realidad.

Las Ramas conforman dos cuestiones, la capacidad para establecer vínculos y la modalidad de las relaciones con los otros, pero también la capacidad de la persona para obtener del ambiente aquello que necesita. El suelo representa la realidad, el piso en donde uno se instala.

El curso, uno de una vientena que se imparten periódicamente en Santa Martha Acatitla, iba a tener su cuarta sesión el domingo pasado, aunque Alvizo aclaró que esta se llevaría a cabo si se conseguía una película, en caso contrario, aclaró a Avila Beltrán, quien fue la que preguntó días y horarios, sería este miércoles. El dibujo del árbol quedó como tarea.

Anteriormente, las autoridades del penal, cuya directora todavía es Margarita Malo, invitaron a Avila Beltrán a participar en alguna actividad, situación que de madera oficial, ella rechazó, hasta que decidió comenzar a recibir visitas a mediados de diciembre.

Cuando fue entrevistada por este diario el 10 de enero pasado, se le preguntó a La Reina del Pacífico que cómo la estaban tratando los responsables de su seguridad, a lo que respondió que "la tenían muy restringida y con la prohibición de relacionarse con el resto de las internas", situación que al parecer ha comenzado a cambiar a cuatro meses de estar en cautiverio.

En ese tiempo, Avila Beltrán ha sido invitada por otras internas a participar en pastorelas, obras de teatro, acondicionamiento físico, pero para esos casos respondió que se encontraba "muy deprimida" por su proceso de extradición.

Incluso, no se ha presentado en la explanada cuando se lleva a cabo la presentación de artistas como en diciembre pasado con la cantante Paquita la del Barrio o la Sonora Dinamita, grupo que acudió en domingo, día de visita. Otra ausencia más fue en la misa de fin de año que dio el cardenal Norberto Rivera Carrera, pero estas últimas fueron por motivos de seguridad.