Édgar González
Saltillo, Coah.- No obstante que la lluvia del lunes fue atípica y se concentró en un área reducida, la poca capacidad de los tubos del colector pluvial sí influyó para el desbordamiento del arroyo del bulevar Felipe J. Mery, que causó inundaciones en la colonia Magisterio Sección 38.
José Guillermo Barrios Gutiérrez, gerente de la Comisión Nacional del Agua en Coahuila, dijo que a petición del Gobierno del Estado la Conagua en su momento advirtió sobre la poca capacidad de los tubos en el colector pluvial de J. Mery.

El drenaje de J. Mery, aclaró, es un arroyo artificial que no estaba bajo la competencia de la Conagua; sin embargo, sí accedieron a hacer un dictamen técnico a manera de sugerencia para validar el proyecto del colector pluvial con los tubos.

"La sugerencia fue que la carga hidráulica de los tres tubos no era suficiente para la carga hidráulica de todo el canal", señaló.

-¿Esto (la obra con tubos en lugar de canal) influiría para lo que sucedió el desbordamiento del arroyo?-

"Sí. Si consideramos que fue una lluvia puntualmente extraordinaria, quiero decir que fue una lluvia muy fuerte en un punto muy delimitado, que coincidentemente fue en la cuenca que viene a dar en este drenaje pluvial, sí. Definitivamente fue ese excesivo de carga hidráulica que no aguantó la obra".

Barrios Gutiérrez dijo que debe quedar claro dónde están los expertos en materia hidráulica, están en la Conagua.

"En su momento se nos mostró un expediente técnico para decir que sí funcionaba, este expediente no tomaba en cuenta el total de la cuenca hidráulica; es decir, toda el área en donde va a llover", explicó.

Agregó que deja como experiencia que las autoridades deben tomar más en cuenta a la Conagua.