El Universal
México, D.F.- Como prueba de la plena confianza que tiene en el comportamiento del ex presidente Vicente Fox, el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, dijo que está dispuesto a meter las manos al fuego por él.
Sin embargo, no se atrevió a responder lo mismo cuando se le preguntó si reaccionaría igual en el caso de Marta Sahagún.

-¿Metería las manos al fuego por el ex presidente?-

"Sí, metería yo las manos al fuego por el ex presidente Fox".

-¿Y por la señora Marta?-

"Por el presidente Fox".

En opinión de Francisco Ramírez Acuña, no habría motivos para poner en duda la honestidad del ex mandatario.

Le tocó trabajar con Fox y sabe de la rectitud con que se desempeñó cuando estuvo al frente del Gobierno Federal.

Además, dio una explicación a la prensa de por qué el ex presidente, en su declaración patrimonial, escribió que el valor de su rancho en Guanajuato era de 300 mil pesos. Cuando se hace la declaración, lo que se pide por ley es el valor de adquisición, no el comercial, destacó el titular de la Secretaría de Gobernación.

"Fueron imprudentes"

Por su parte, el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Carlos Aguiar Retes, dijo que Fox y su esposa incurrieron en una imprudencia al dar a conocer públicamente el estado en que se encuentra el rancho San Cristóbal, pues ante la pobreza que existe en el país lo que menos se quiere ver es ostentación.

"Fueron imprudentes, creo que se puede decir eso; pero no señalar que sean culpables. Creo que el ex presidente Vicente Fox tenía una riqueza previa, y creo en la honestidad de la persona que dice ser inocente. Él se ve muy tranquilo y seguro en sus declaraciones", expresó en una entrevista durante las actividades conmemorativas del 25 aniversario de la reapertura de la Universidad Pontificia de México.

El obispo sostuvo que confía en la honestidad de Fox y señaló que no se le puede señalar como culpable de enriquecimiento ilícito, mientras no se le demuestre.