El Universal
México, D.F.- El Consejo Nacional del PRD decidió reconocer las relaciones con Felipe Calderón, aunque las condicionó a que sean estrictamente oficiales, es decir, vinculadas al encargo que tengan perredistas en cargos públicos.
Sobre la "guerra" entre Gerardo Fernández Noroña y Ruth Zavaleta, el que perdió fue el vocero; al final del Sexto Consejo Nacional, se aprobaron siete puntos, y uno de ellos fue "pararle a su bronca" a Noroña.

A propuesta del presidente nacional del PRD, Leonel Cota Montaño, y de Alejandro Encinas, aspirante a sucederlo, el PRD suavizó el pronunciamiento en contra de Gerardo Fernández Noroña, quien descalificó a Ruth Zavaleta, presidenta de la Cámara de Diputados.

Fernández Noroña, secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Nacional, anunció que impugnará ante la Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia del PRD, y si es preciso ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Al señalar que Zavaleta "entregó el cuerpo" por su cercanía al gobierno del presidente Felipe Calderón, Fernández Noroña suscitó el debate que este fin de semana entrampó la sesión de Consejo Nacional, donde deberían aprobar las reglas para la sucesión de la dirigencia prevista para marzo del próximo año.

En el resolutivo, el PRD admite las relaciones con el gobierno de Felipe Calderón.

"Las relaciones con el Ejecutivo Federal deberán ser estrictamente vinculadas al ejercicio del encargo de nuestros representantes populares, pero manteniendo en todo momento, con mucha claridad, el rechazo a cualquier forma de relación que legitime al gobierno de Felipe Calderón", establecieron.

"El único que se opuso fue él. Yo estoy satisfecha con ese resolutivo, voy a acatar lo que dice el Consejo, siempre lo he hecho, pero también voy a seguir cumpliendo con mis funciones como presidenta de la Cámara de Diputados de manera institucional", aseguró Zavaleta.

La resolución aprobada por mayoría del Consejo Nacional establece siete puntos, entre ellos "rechazar y desautorizar" las declaraciones de Fernández Noroña.

"Pueden votar quemarme en leña verde pero no pueden decidir ir en contra de mis derechos y garantías constitucionales, que seguiré ejerciendo con toda firmeza", reclamó Fernández Noroña entre abucheos, chiflidos y gritos de "sinvergüenza".

En principio los perredistas alistaron un resolutivo en el que acusaban a Fernández Noroña de asumir actitudes "vulgares, intolerantes y misóginas", pero Cota Montaño planteó al CEN modificarlo.

Antes, Alejandro Encinas había solicitado eliminar la posibilidad de analizar la expulsión de Fernández Noroña, dijeron fuentes del partido.



En el debate, el senador Carlos Navarrete pidió no seguir "gastando la pólvora en debates inútiles", ni seguir en una "pelea de lodo".

Navarrete, coordinador de la bancada perredista en el Senado, advirtió: "Está bien, vamos a entrar a una contienda interna, ojalá no se nos desborden los ánimos y las pasiones", en referencia a la sucesión de Cota Montaño.