Karla Garza
Con la intención de "empezar a darle calor a nuestros espacios", directivos y estudiantes de la Escuela de Arte de Verano de la Sección 5 del SNTE participaron en la reforestación del Centro Recreativo Alberto Miranda.
Con la donación por parte de la Sagarpa de 300 árboles, entre fresnos, pirules, pinos, "va a empezar a cambiar este espacio de los maestros y sus familias", estimó el profesor José de Jesús Gámez Alvarado, director de la escuela, quien espera también que mejore el acondicionamiento de las palapas, la alberca y las canchas del centro.

Alrededor de 100 alumnos de la última generación graduada de la Escuela de Arte de Verano como técnicos en educación artística, foráneos la mayoría, tuvieron además la oportunidad de liberar su servicio social.

"Venimos a reforestar un área que estaba muy solita, para que se vea mejor, aparte podemos convivir con nuestros compañeros que hacía tiempo que no nos veíamos", comentó la ex alumna de San Buenaventura, Rosa Ofelia Cerda. "Vamos a tratar de que se purifique un poquito más el aire con esta actividad", dice Jonathan Palacios, originario de Zaragoza, mientras cava un pozo con sus compañeras.

A su lado, Gabriela Alejandra Vásquez, expresa: "Me gustan mucho las plantitas y está padre poder contribuir con este parque porque es para familias".


Ponen el ejemplo

Mientras que los alumnos de la Escuela de Arte de Verano de la Sección 5 del SNTE dedican sus ratos libres a la reforestación de áreas secas, el Ayuntamiento no se pone las pilas y deja morir el que estuviera anunciado como otro pulmón para la ciudad, el Paseo de la Reforma.