Mayté Parro / Vanguardia
Monclova, Coah.- El Internet es un arma poderosa, pero de doble filo, que a través de su extensa información e imágenes de pornografía mal informa a los niños y adolescentes de lo que es el sexo, propiciando la transmisión de enfermedades contagiosas, ya que les sugiere la práctica de las relaciones sexuales irresponsables, "como la de los animales".
Así lo calificó el médico José Héctor Salazar Martínez, quien ayer ofreció una conferencia a estudiantes de bachillerato, dentro de la campaña de prevención de enfermedades sexuales que emprende el departamento Monclova Joven.

Salazar Martínez dijo que el Internet difunde y promueve la pornografía a los jóvenes y niños, quienes creen que esa es la manera correcta de sostener relaciones sexuales, por lo que sus prácticas son equivocadas y por consecuencia contraen enfermedades venéreas como la gonorrea y sífilis, así como el sida.

La pornografía también ocasiona aborto por embarazos a temprana edad y en otras ocasiones son por la falta de información de parte de los padres, quienes siguen con los tabúes que les impiden sostener diálogo con los hijos sobre este tema.

El médico declaró que la pornografía es una distorsión de la sexualidad y que al verla los jóvenes piensan que es lo correcto y está muy lejos de la verdad. "El Internet ha contribuido a que los muchachos tengan sexo y sexo y nada más, como animales, y la sexualidad es otra cosa.

"Los padres se cierran a estos temas en casa, y quienes lo quieren hacer lo hacen con información equivocada, no están bien enterados sobre qué tipo de orientación se les debe dar a los hijos, porque nunca fueron ellos informados sobre la sexualidad", externó.

Si un padre de familia le quiere hablar a su hijo del sexo -dijo-, primero debe informarse del tema, para que sus hijos lleven vida sexual saludable, pero que les digan que para lograrlo debe ser dentro del contexto social del matrimonio, cualquiera que lo haga fuera de él, tendrá un problema emocional y físico en su vida.

"Los jóvenes buscan honestidad en los padres y maestros sobre la sexualidad. Yo pienso decirles la verdad, para una vida sexual sana la verdad está en la Biblia, es la directriz principal, pues ahí Dios dice acerca de tu sexualidad", expuso.