Arturo Estrada
Saltillo, Coah.- Para el diputado Sergio Reséndiz Boone el rechazo a la reforma electoral federal está más sustentado, toda vez que vulnera y acota el federalismo al autorizar que el IFE pueda intervenir en las elecciones locales.
"El gran error cometido en esta reforma fue que no se realizaron las consultas con los actores políticos del país, con la opinión pública y sociedad civil; faltó un mayor diálogo y cabildeo con los congresos locales y ejecutivos locales", afirmó.

El legislador consideró que se queda corta al no contemplar algunos planteamientos como la reducción de diputados federales y senadores de representación proporcional, toda vez que actualmente hay 500 diputados federales, 300 de mayoría relativa, 200 de representación proporcional.



"Esta reforma no contempla formas de democracia directa como el referéndum, el plebiscito y la iniciativa popular; se queda corta dejando pendientes asuntos importantes incluso en la fundamentación o en la exposición de motivos", agregó.