La adopción temprana se debe probablemente a los temores de que el texto pudiera ser modificado en posteriores debates. Sin embargo, la confirmación oficial tendrá lugar en la última sesión de la conferencia, el viernes. Entonces se volverá a debatir el texto.
Ginebra.- Al menos 140 países miembros de la ONU adoptaron hoy por consenso una declaración final que llama a combatir la intolerancia y la discriminación en la Conferencia de las Naciones Unidas contra el Racismo que se celebra desde el lunes en Ginebra, tres días antes de su previsto cierre el viernes.

Se trata del mismo documento que 189 Estados acordaron a final de la semana pasada, una versión reducida de textos anteriores de los que se quitaron partes controvertidas. Por ejemplo, no contiene menciones a Israel ni tampoco habla de que las religiones limiten la libertad de expresión.

Libia expresó sus deseo de realizar modificaciones, sobre todo en lo que respecta a la cuestión palestina.

Pese a la adopción del texto antes de la conferencia, países como Alemania o Estados Unidos decidieron no acudir citando su preocupación de que se utilizara un lenguaje excesivamente crítico con Israel.

El discurso ayer lunes del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, atacando a Israel, causaron un abandono masivo de la sala de los miembros de la Unión Europea y la condena del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La indignación contra Irán siguió impregnando la sesión de hoy, aunque los delegados de más de 100 países continuaron trabajando por lograr el consenso final.

Los procesos para combatir la xenofobia y el racismo iniciados en la conferencia de 2001 en Durban, de la que ésta se considera continuadora, no deben abandonarse, destacaron los ponentes hoy en las reuniones.