La Jornada
La biodiversidad está mal aprovechada en el país: Baciliza Quintero
Ecatepec, Estado de México.- Más de 15 por ciento de las especies de plantas que se consumen en el mundo tienen su origen en nuestro país; sin embargo, no son totalmente aprovechadas en la dieta de los mexicanos, señaló Baciliza Quintero Salazar, investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Alertó que a corto o mediano plazos los sistemas alimentarios regionales que dan identidad a los pueblos de México podrían perderse, ante el crecimiento de la población, la migración, la degradación del suelo y el comercio global.

En su estudio Biodiversidad alimentaria en México, la especialista advirtió sobre el proceso de globalización y la industrialización de los alimentos, así como de la llamada macdonalización, que ha modificado el estilo de comer de los mexicanos, haciéndolo cada vez menos variado, pero más aceptado por un gran sector de la población, especialmente los jóvenes y los niños.

"La dieta de los mexicanos ha experimentado cambios en las décadas pasadas; mientras un habitante de la ciudad de México consume platillos provenientes de más de 60 especies biológicas, uno de la zona mixteca de Oaxaca puede consumir cerca de 250 especies diferentes durante el año, lo cual beneficia su salud", dijo.

México, uno de los cinco países megadiversos

Destacó que México se encuentra entre los cinco países megadiversos del mundo, lo cual debería repercutir en una alimentación sana y balanceada.

"Esta diversidad biológica nacional fue aprovechada por las culturas prehispánicas, que utilizaron de manera integral los recursos. Actualmente más de 15 por ciento de las especies de plantas que se consumen en el mundo tienen su origen en México, aunque no son totalmente aprovechadas en la dieta de los mexicanos."

La académica explicó que los patrones de consumo han contribuido a generar un mayor número de problemas de salud, como la obesidad y el sobrepeso, e inclusive enfermedades crónicas, como hipertensión, diabetes y algunos tipos de cáncer.

Otro de los problemas, dijo, es que a escala global se privilegia la producción de especies comestibles que garantizan un alto rendimiento económico y se deja de lado a variedades locales.

Una de las principales causas del problema es el crecimiento de las grandes ciudades, las cuales, a su vez, requieren centros de acopio de alimentos cada vez más acordes con los nuevos estilos de vida.