José Reyes
Saltillo, Coah.- La tormenta que ayer azotó a Saltillo desquició la ciudad al destruir casas, arrastrar autos e inundar colonias, como el caso de la Magisterio Sur, donde las obras de canalización del canal de Felipe J. Mery una vez más se colapsaron por el agua, que destruyó varias viviendas en ese punto.
En este sitio ya se habían presentado problemas por las precipitaciones del pasado 19 de junio, cuando el agua arrastró los ductos ya instalados de la ampliación del bulevar Felipe J. Mery.

En aquella ocasión, el subsecretario de Obras Públicas, Virgilio Verduzco, aseguró que los trabajos estaban bien planeados y que seguirían con la instalación de los "tubitos".

Sin embargo, las lluvias de ayer dimensionaron la realidad de la obra, que resultó insuficiente para contener la corriente de agua.

Especialmente en las calles Feliciana Alvarez y Nigromante, alrededor de 24 viviendas y 15 vehículos resultaron con daños considerables. De esas 24 casas, seis fueron pérdida
total.

Algunas de las casas ubicadas en el cruce de las calles Gómez Farías y Sauz fueron de las afectadas, donde se registraron derrumbes principalmente de los techos y bardas de las viviendas.

Las escenas se repitieron en otros puntos de Saltillo, especialmente en los sectores poniente y sur de la ciudad, donde el fenómeno, que empezó cerca de las 16:00 horas, pegó con más fuerza.

Minutos después de iniciada la precipitación, las llamadas comenzaron a registrarse en el teléfono de emergencias 066, que reportaban vehículos atrapados en el agua o arrastrados por la corriente.

La casa que se encuentra ubicada en Pablo Mejía, número 523 de la Zona Centro, se quedó sin techo, cuando de pronto se vino abajo.

Transitar por el Periférico Luís Echeverría a la altura de la colonia Universidad se volvió sumamente peligroso, pues el nivel del agua sobrepasaba las llantas de los coches.

Lo mismo ocurría en el vado de la Calzada Madero, donde las ambulancias fueron afectadas, pues el acceso al Hospital de la Mujer y al Universitario se tornó casi imposible.

En la Calzada Madero, Agustín Valdez Cisneros quedó atrapado dentro de su camioneta, pero llegó un camión motobomba de la estación poniente, cuyos rescatistas con chaleco salvavidas y botas lo pusieron a salvo.

En la calle Palma, de la colonia Del Valle, donde está ubicado un plantel preescolar, los vecinos reportaron niños atrapados, pero por fortuna los pequeños estaban a salvo.

Una gran alarma provocó el reporte de una familia desaparecida, sin embargo, el hecho fue descartado cuando se constató que los presuntos arrastrados por el agua estaban ilesos.

Recorren autoridades

Los secretarios de Seguridad Pública y Obras Públicas, Fausto Destenave y Luis Gerardo García Martínez, así como el alcalde Fernando de las Fuentes, recorrieron algunas de las zonas afectadas, en especial la colonia Magisterio Sur.

Fue García Martínez quien recibió fuertes reclamos de los afectados, quienes le recordaban que ya habían advertido que la obra de canalización en el Felipe J. Mery era riesgosa para sus casas, en caso de precipitaciones pluviales.

Incluso, algunos de ellos mostraron los oficios sellados de recibido que dirigieron al Gobierno del Estado para alertarlo de la situación.


EL RECUENTO
>Daños no cuantificados quedaron luego de las inundaciones en la colonia Magisterio.

* De las 16:00 hasta las 19:00 horas, se registraron cerca de 350 llamadas al sistema de emergencias 066.

* Un total de 200 elementos municipales de bomberos, Obras Públicas, Desarrollo Social, Ecología, Policía y Servicios Públicos fueron concentrados por el alcalde Fernando de las Fuentes para atender la contingencia.

* Decenas de familias saltillenses perdieron televisores, lavadoras, recámaras, aparatos electrónicos, documentos personales, vehículos entre otras pertenencias personales.

* En la colonia Magisterio Sur, 24 viviendas y 15 vehículos resultaron con daños considerables; 6 de las casas fueron pérdida total.

* El Gobierno del Estado trasladó a hoteles a las 24 familias afectadas y se estudiará restituirles los electrodomésticos y algunos muebles perdidos.

(Con información de Stephanía Cardoso y Rolando Franco)