"La Unctad considera que la ayuda a los servicios sociales es esencial y está bien justificada, pero la reducción sostenida de la pobreza depende aún más de la intensificación del aumento del ingreso y la creación de empleos".
Ginebra, Suiza.- La mayoría de los países en desarrollo no podrán alcanzar el Objetivo del Milenio de reducir la pobreza a la mitad si no se logra un aumento anual de la Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD) de más de 50 mil millones de dólares.

Así lo pone de manifiesto el Informe sobre el Comercio y el Desarrollo 2008 de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad) subtitulado "Precios de los productos básicos, flujos de capital y financiación de la inversión".

"Si no inyectamos en el sistema esos 50.000 ó 60.000 millones de dólares anualmente no podremos cumplir los objetivos establecidos por la ONU", afirmó en rueda de prensa el secretario general de la Unctad, Supachai Panitchpakdi, al presentar el informe.

"A pesar de que los desembolsos aumentaron considerablemente, la mayoría de los donantes no están al día con sus promesas de AOD. Además, sigue habiendo una diferencia considerable entre las corrientes reales de AOD y las estimaciones de la ayuda necesaria para aplicar medidas que permitan alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio", agregó.

En el informe se critica que en muchos casos se condicione la ayuda al cumplimiento de numerosos criterios de buena gobernabilidad, "aunque hay opiniones muy variadas sobre el concepto de instituciones y políticas adecuadas y a pesar de las escasas pruebas de que la gobernabilidad influya efectivamente en la eficacia de la asistencia".

El texto señala, asimismo, que la eficacia de la ayuda debería calcularse en función de objetivos claramente definidos, y se recuerda que la Declaración del Milenio puso en primer plano los objetivos de desarrollo humano, pero a expensas del crecimiento económico a largo plazo.

Los expertos de la Unctad han comprobado que la AOD destinada a los servicios de salud, educación y otros servicios sociales han aumentado considerablemente en detrimento de la proporción destinada a perfeccionar la infraestructura económica y fortalecer los sectores productivos.

"La Unctad considera que la ayuda a los servicios sociales es esencial y está bien justificada, pero la reducción sostenida de la pobreza depende aún más de la intensificación del aumento del ingreso y la creación de empleos".

A juicio de los economistas de la Unctad, para mejorar la eficacia de la ayuda se podría potenciar la AOD con la financiación interna de las inversiones, mediante la creación o el refuerzo de instituciones que canalicen la asistencia a proyectos de inversión públicos y privados financiados conjuntamente con instituciones financieras nacionales.

La agencia de la ONU considera, además, que se debería canalizar todo el aumento de la AOD a los países más pobres "que son los que tienen más dificultades para iniciar procesos autosostenibles de inversión y crecimiento".

Si esos 50.000 millones de dólares serían necesarios para cumplir con los Objetivos del Milenio, se requeriría una cifra "mucho más alta para responder a las necesidades financieras para inversiones productivas que aseguren que la reducción de la pobreza se sostenga más allá de esa fecha", agrega el texto.

Por otra parte, el informe se refiere al aumento del precio de los productos básicos, del cual se han beneficiado los países en desarrollo.

Pero dice que "esas naciones deben seguir concentrándose en la diversificación económica y la industrialización sostenida".

"Las alarmas ya están sonando sobre una caída brusca de los precios de los productos básicos. Nosotros recomendamos la rápida diversificación de la economía para alejarse de la dependencia de las exportaciones", afirmó Panitchpakdi.