Ginebra, Suiza.- Más de 60 inmigrantes han perecido o están desaparecidos tras haber sido lanzados al mar por traficantes de personas cerca de las costas de Yemen, informó hoy el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
El portavoz de este organismo, Ron Redmond, destacó, en conferencia de prensa, que 244 africanos, sobre todo etíopes y somalís, viajaban en dos barcos por el golfo de Adén cuando fueron arrojados a aguas profundas el domingo cerca de la costa yemení.

Más de 170 personas lograron alcanzar la orilla a nado, pero 28 de ellos murieron ahogados, mientras que otros 38 africanos están desaparecidos por el momento, explicó el portavoz de ACNUR.

Durante este año, más de 20.000 personas han realizado el peligroso viaje por el golfo de Adén procedentes de Somalia en embarcaciones de traficantes que en ocasiones los arrojan por la borda antes de haber llegado a la costa yemení, denuncia la agencia humanitaria.

Al menos 439 personas han muerto, mientras que otras 489 están desaparecidas desde principios de 2007.

Los inmigrantes pagan entre 70 y 150 dólares para realizar la arriesgada travesía en la que muchos de ellos mueren ahogados antes de llegar a la orilla, mientras que otros son atacados por tiburones.