Moscú, Rusia.- La tripulación ruso-estadounidense abandona hoy durante siete horas la Estación Espacial Internacional (EEI) para trasladar la nave Soyuz TMA-10 a otro muelle de enganche, informó el Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia (CCVE).
El objetivo de esta maniobra es dejar libre el muelle del módulo Zaria, al que ahora está enganchada la nave, para el acoplamiento de la próxima Soyuz TMA-11, que traerá a la tripulación de relevo, explicó a las agencias rusas el portavoz del CCVE, Valeri Lindin.

La maniobra en sí empezará en torno a las 19.20 GMT y durará una media hora, pero en total los astronautas se ausentarán de la estación espacial por espacio de siete horas, pues tienen que comprobar el funcionamiento de todos los sistemas de la nave Soyuz.

El laboratorio orbital permanecerá todo este tiempo deshabitado y funcionará en régimen automático, bajo control del CCVE, que también seguirá en directo la maniobra a través de las cámaras de vídeo instaladas en el exterior de la EEI.

Durante el vuelo, los cosmonautas rusos Oleg Kótov y Fiódor Yurchijin y el astronauta estadounidense Clayton Anderson, miembros de la actual décimo quinta expedición permanente (EEI-15), se separarán a una distancia de 30 metros de la estación orbital.

La EEI desenganchará la Soyuz TMA-10 del módulo Zariá y la trasladará al muele de enganche y la acoplarán al muelle del Zvezdá, el segundo segmento ruso de la estación.

El desenganche, vuelo y acoplamiento de la Soyuz los efectuará de forma manual el ruso Kótov, en lo que será su primera experiencia de este tipo, pues la Soyuz que lo llevó a la EEI en mayo pasado se enganchó de forma automática.

Lindin precisó que la EEI ya está deshabitada, pues a las 15.00 GMT los astronautas ya entraron en la nave, cerraron herméticamente las escotillas y procedieron a comprobar el funcionamiento de los equipos, y también cenarán antes de iniciar la maniobra.

La próxima nave Soyuz TMA-11 con la tripulación de relevo será lanzada al espacio por Rusia desde el cosmódromo kazajo de Baikonur el próximo 10 de octubre y se acoplará a la estación dos días más tarde.

La nueva tripulación permanente, EEI-16, la integran el ruso Yuri Malenchenko y la estadounidense Peggy Whitson.

En la nave Soyuz, Malenchenko será comandante y Whitson ingeniero de a bordo, mientras en la EEI los papeles se invertirán, pues ella se convertirá en la primera mujer al mando del laboratorio espacial.

Junto con Malenchenko y Whitson, que ya han trabajado en la EEI, también viajará al espacio el primer astronauta malasio, o "angasawan", Mushafar Shukor.

Malenchenko y Whitson formarán la EEI-16 junto con el astronauta de la NASA en Garrett Reisman y el francés Léopold Eyharts, de la Agencia Espacial Europea (ESA), quienes arribarán más tarde a la plataforma en un transbordador estadounidense.

El cosmonauta malasio permanecerá una semana a bordo de la EEI y regresará a la Tierra a bordo de la nave Soyuz TMA-10 junto con los rusos Yurchijin y Kótov.

El muelle del módulo Zvezda quedó libre el pasado día 19 tras desengancharse el carguero ruso Progress M-60, en el que durante seis días de vuelo autónomo se estudiaron propiedades del plasma de sus propulsores, antes de hundirlo en el Pacífico.

Tras regresar a la Tierra en octubre la Soyuz TMA-10 con la EEI-15 y el astronauta malasio, este muelle será a su vez ocupado en diciembre por la siguiente nave de carga rusa, Progress M-62.