Praga.- El presidente palestino, Mahmud Abbas, cree que un nuevo gobierno palestino debería incluir al movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza, y respetar los compromisos de paz existentes, dijo hoy ante la prensa tras reunirse con su homólogo checo, Vaclav Klaus, durante una visita a Praga. "Deseamos que Hamas esté representado en un gobierno de unidad nacional y que ese gobierno adopte una postura unida para conseguir la paz".
Un gobierno que uniera a las dos facciones rivales debería "respetar todos los acuerdos y compromisos" realizados en las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

Además, ese nuevo gobierno debería aceptar la solución de dos Estados, dijo Abbas. Hamas, que tomó por la fuerza el control de la Franja de Gaza en el verano de 2007, confinando a Cisjordania al partido Al Fatah de Abbas, no reconoce a Israel.

El mandato de Abbas como presidente, de cuatro años, culminó el 8 de enero, sin que hasta ahora Abbas y Hamas se hayan puesto de acuerdo sobre el momento de la celebración de nuevas elecciones.

En un intento por reconciliarse, Hamas y Al Fatah llevarán a cabo conversaciones de reconciliación en El Cairo el próximo miércoles, en su primer encuentro de este tipo desde noviembre, cuando Hamas decidió salirse de las negociaciones mediadas por Egipto al exigir que Al Fatah cesara los arrestos de miembros de Hamas. Además, las facciones formaron cinco comités, para trabajar en la constitución de un gobierno de unidad nacional, que se reunirán el sábado en el Cairo.

Además, Abbas reiteró sus llamamientos a Israel a que cumpla sus obligaciones adquiridas en las conversaciones de paz, incluyendo el cese de la expansión de los asentamientos, en lo que fue respaldado por la Unión Europea (UE). También rechazó vovler al inicio de las negociaciones.

Sin embargo, Abbas no dijo si la UE debería hablar directamente con Hamas, considerado por ésta una organización terrorista.

El presidente checo, que tiene un papel ceremonial en el actual presidente de turno de la UE, dijo por su parte que la unión no debería inmiscurirse en cuestiones internas de los palestinos.