Solomon Wisenberg, asesor legal de la Casa Blanca, se encuentra en la capital mexicana para apoyar a más de 300 connacionales defraudados por la firma estadounidense.
El prestigioso abogado estadounidense Solomon Wisenberg llegó a la capital mexicana para asistir a un grupo de más de 300 mexicanos que fueron estafados por la firma estadounidense Stanford, con el fin de iniciar un proceso para que recuperen su dinero.

"Vamos a ver cuál es el panorama y estamos interesados en ver el caso de varios mexicanos que no han podido recuperar sus ahorros que desde hace tiempo mantenían con la empresa Stanford Fondos México", dijo Wisenberg, que es asesor legal de la Casa Blanca.

El pasado mes de febrero Stanford fue demandada por la Comisión del Mercado de Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) por un entramado fraudulento con inversiones por unos 8 mil millones de dólares.

"Vemos que es un caso extremadamente difícil y dudo mucho que pudiera solucionarse este mismo año, pero como hay miles de personas afectadas, particularmente en México, vamos a ver qué mecanismos jurídicos podemos iniciar para ayudarlos a que les sea devuelto su dinero", explicó Wisenberg.

El abogado aclaró que todos los que fueron defraudados, independiente de su nacionalidad, "sean estadounidenses o mexicanos, o si abrieron sus cuentas en Estados Unidos o no, tiene el derecho de reclamar su dinero".

El jurista dijo que, en el caso particular de México, los clientes cuyas inversiones se destinaron al mercado bursátil son los que tienen más oportunidad de ganar, aunque no descartó que los restantes pudieran recuperar algo de sus fondos.

Wisenberg es un legista que se ha especializado en delitos de cuello blanco, ha sido jefe de la Institución contra el Fraude Financiero en Estados Unidos y fiscal en Texas.

Alcanzó notoriedad después de que un juez lo designó para interrogar al entonces presidente Bill Clinton por su relación con la becaria Mónica Lewinsky a finales de la década de los 90.

Según datos de los afectados en México por la estafa de Stanford se calcula que en este país hay unos 3 mil 500 defraudados por unos mil millones de dólares.