Excélsior
Se espera el registro de más de una decena panistas, entre ellos, los senadores Ricardo García Cervantes, José González Morfín y Humberto Aguilar Coronado; los embajadores Jorge Zermeño (España) y Gabriel Jiménez Remus (Cuba), y los diputados electos César Nava y Javier Corral. Incluso, no se descarta la inscripción del ex dirigente Manuel Espino.
México, D.F..- Hoy, a las 10 de la mañana, se inicia la pasarela de aspirantes a ocupar de manera interina la presidencia nacional del PAN, entre el 8 de agosto y el 8 de diciembre de 2009.

De acuerdo con la convocatoria emitida por la cúpula de ese partido, los interesados deberán acudir o enviar su solicitud a la Secretaría General del PAN, a cargo de Rogelio Carbajal Tejada, que se ubica en la colonia Del Valle de la Ciudad de México, de las 10 de la mañana a las 9 de la noche, entre el 15 y 24 de julio.

A partir del 25 de este mes, los candidatos contarán con dos semanas para hacer campaña antes de llegar a la elección del 8 de agosto. Ese día, los 380 integrantes del Consejo Nacional elegirán en votación secreta al relevo de Germán Martínez Cázares, quien renunció antes de cumplir su periodo de tres años al frente del PAN.

Se espera el registro de más de una decena panistas, entre ellos, los senadores Ricardo García Cervantes, José González Morfín y Humberto Aguilar Coronado; los embajadores Jorge Zermeño (España) y Gabriel Jiménez Remus (Cuba), y los diputados electos César Nava y Javier Corral. Incluso, no se descarta la inscripción del ex dirigente Manuel Espino.

El reglamento del Consejo Nacional, en su capítulo IV, artículo 12, ordena que "el registro de candidatos se hará por escrito ante la Secretaría General del partido, presentado por diez consejeros nacionales y con la firma de aceptación del candidato propuesto".

De tal suerte, los aspirantes a dirigir el PAN luego de la debacle electoral, podrían no asistir personalmente a registrarse, pero sí avalar la solicitud con todos los requisitos.

"Por lo menos una semana antes de la sesión del consejo, la Secretaría General deberá comunicar a todos los consejeros, por el medio más adecuado, los nombres de los candidatos registrados", añade el ordenamiento.

Ya en la sesión plenaria del Consejo Nacional panista, cada candidato expondrá ante los consejeros su proyecto de partido.

"La votación será secreta y se recibirá en cédulas que cada uno de los consejeros depositarán por orden de lista en una urna. Los escrutadores harán el cómputo manifestando en voz alta el sentido de cada voto.

"Cuando el número de candidatos sea más de dos y ninguno de ellos obtenga la mayoría calificada de las dos terceras partes de los votos (es decir más de 66 por ciento), se eliminará el que haya obtenido menor votación en cada ronda, hasta que uno obtenga dicha mayoría", apunta el estatuto.

El senador Santiago Creel y el diputado electo Javier Corral cuestionaron el procedimiento y pidieron abrirlo al voto de toda la militancia, bajo el argumento de que el futuro del PAN no debe decidirse dentro de "cuatro paredes".

El hombre o mujer que obtenga la victoria en el cónclave, a realizarse el 8 de agosto en el auditorio Manuel Gómez Morín de la sede nacional panista, conducirá los destinos del partido hasta 2010, cuando se renovarán las gubernaturas de diez entidades del país.

De los gobiernos estatales en juego el próximo año, el PAN gobierna sólo dos: Aguascalientes y Tlaxcala, y corre el riesgo de perder allí, como en San Luis Potosí y Querétaro en la elección del 5 de julio pasado.

Las ocho entidades restantes están en manos del tricolor: Puebla, Coahuila, Zacatecas, Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa, Oaxaca y Durango.