Universal
La Federación Internacional de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas dará a conocer hoy los resultados de una auditoría hecha por una firma suiza donde se confirma que los 55 millones de dólares presuntamente desviados de un fondo por Napoleón Gómez Urrutia están en cuentas del fideicomiso, por lo que no hay sustento para ejercer acción penal por fraude en contra del dirigente minero.
México, D.F.- De acuerdo con los resultados de la auditoría hecha por Horwath Berney Audit SA, los recursos se encuentran en diversas cuentas bancarias que fueron congeladas por las autoridades y otros ya han sido canalizados a los mineros.

Benjamin Davis, miembro de la FITIMM, señaló que con base en los resultados de la auditoría y de otras investigaciones que se han hecho, Gómez Urrutia es inocente del desvío de los 55 millones de dólares.

"No se puede decir que ningún ser humano es totalmente inocente cuando se le hacen acusaciones, pero al menos en este caso Gómez Urrutia sí lo es", subrayó.

El 20 de agosto de 1990, para la adquisición de los activos de Compañía Minera de Cananea, S.A de C.V., Grupo México contrajo la obligación de pagar el 5% del total de las acciones de Mexicana de Cananea, S.A. de C.V. al sindicato minero.

Este compromiso también se adquirió en 1988 al privatizarse la Compañía Mexicana de Cobre, y de acuerdo con el Comité Ejecutivo afín a Gómez Urrutia, Grupo México "en forma dolosa se negó a cumplir casi durante 15 años, su compromiso para con el sindicato, con la pretensión de liberarse del mismo de manera definitiva por prescripción".

En octubre de 2004, después de un pleito legal y dos huelgas, la empresa Mexicana de Cananea, propiedad de Grupo México, entregó las acciones antes mencionadas en el fideicomiso que para tal efecto se había constituido desde el 14 de noviembre de 1988.