Arturo Estrada / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Mientras que para Ricardo Aguirre, Alcalde de Ramos Arizpe, la posibilidad de "ocultar" imágenes captadas por cámaras urbanas que violen la privacidad es viable, para el de Saltillo, Fernando de las Fuentes, eso es "absurdo".
La controversia se dio luego de que en Ramos Arizpe las cámaras urbanas podrían no cubrir toda el área pública, pues se ha abierto la posibilidad de que particulares que no deseen que sus casas sean vigiladas, soliciten que la imagen de su domicilio sea difuminada.

Ricardo Aguirre aseguró que esto surgió a propuesta de un directivo municipal -del cual no quiso revelar sus datos-, y podría aplicarse a cualquier ciudadano que también así lo desee.

"El directivo nos dijo que si la cámara quedaba frente a su casa le pusiéramos una difuminación o algo, y es lo que estábamos investigando; en caso que se pudiera hacer, claro que lo haríamos para respetar la intimidad de esta persona", dijo.

Aunque sostuvo que aún no hay nada oficial, apenas lo están viendo. Sobre las cámaras que entregará en comodato RCG, Aguirre Gutiérrez pidió al Estado que las comparta con Ramos Arizpe. Contra `favores especiales'

Sobre el tema de difuminar domicilios particulares, el Alcalde de Saltillo, Fernando de las Fuentes, consideró la medida de Ramos Arizpe como absurda, pues sostuvo que las cámaras urbanas municipales sirven para vigilar todo lo que se vea desde la vía pública, y por tanto no invaden la intimidad, pues no "vigilan dentro de las casas".

Además, aseguró que la administración pública debe manejar las imágenes, y la información que se genera debe tratarse como información reservada.

"Las imágenes que se recogen no son para el consumo de todas las personas; lo que se registra sucede en la vía pública, obviamente no es para entrometerse en la vida privada de las personas. Las cámaras son elementos de disuasión y de control para muchas cosas que suceden en la ciudad", dijo.

Recordó que la mayor parte de los delitos se dan en las calles, en el tráfico vehicular.