Los abusos sexuales representan el mayor problema de violencia de género en México, por delante de la violencia familiar, el hostigamiento sexual y las violaciones, reveló hoy la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía).
En un comunicado, señaló que desde el 1 de diciembre de 2006, cuando asumió la Presidencia Felipe Calderón, han sido detenidos y puestos a disposición de un juez 24 presuntos delincuentes dentro de 155 casos de probables delitos de violencia de género, en 152 de los cuales había diligencias abiertas hasta el 1 de noviembre.

Por abuso sexual la ley mexicana entiende cualquier acto por el que se le realiza u obliga a realizar a una persona sin su consentimiento un acto sexual sin intención de llegar a cópula.

El hostigamiento constituye un asedio reiterado con fines lascivos que su superior, valiéndose de su jerarquía, ejerce contra un subordinado, según el Código Penal mexicano.

Los datos ofrecidos con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres revelan que hubo 293 desapariciones de mujeres, de las cuales 197 fueron localizadas por la Fiscalía y las procuradurías de los 32 estados del país.

En total, fueron atendidas 2.429 víctimas de violencia contra las mujeres, sin cuantificar en cada una de las categorías, en los centros regionales de la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra).

En materia de trata de personas, el boletín señala que fueron atendidos 16 casos de niñas y 20 de niños víctimas de trata de personas, pornografía infantil, corrupción y lenocinio.

Sobre este asunto, la comisionada nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Laura Carrera, recordó que "vivir sin violencia es el derecho fundamental de las mujeres", que además debe ser reivindicado "como legítimo, urgente e indispensable".

"A pesar de los logros alcanzados en México, muchas mujeres, jóvenes y niñas, en este mismo momento (...), viven acosadas, intimidadas, perseguidas, violentadas por el simple hecho de ser mujeres", lamentó.

La última encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), difundida en marzo, revelaba que un 67% de las mexicanas dijo haber sido víctima de violencia de género en 2006, cuando se recabaron esos datos.