Notimex
En Guadalupe, Zacatecas, el presidente Felipe Calderón presentó su estrategia sexenal para el campo con la promesa de poner fin a las burocracias y a sus "feudos" que, según dijo, defendían sus programas para conservar clientelas y a veces hasta sus siervos.
El Mandatario federal explicó que la novedad del denominado Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable 2007-2012 consiste en la reagrupación de las diversas acciones gubernamentales, con la meta de pasar de 100 a 47.

Al admitir que falta eficacia en el Gobierno para atender el sector agrícola, Calderón se dijo comprometido con llevar a la cárcel a los funcionarios de su gobierno que incurran en actos corruptos.

"Funcionario que meta mano a la caja tendrá que ser castigado y llevado a la cárcel", dijo.

En la presentación del también llamado Plan Maestro, el secretario de Agricultura, Alberto Cárdenas, explicó que éste se compone de nueve líneas estratégicas: competitividad, bienestar social, financiamiento, infraestructura, derechos laborales, medio ambiente, programa educativo, acciones en salud y seguridad en la tenencia de la tierra.

Acudieron al Centro Platero la gobernadora perredista Amalia García, así como los titulares de Energía, Medio Ambiente y Reforma Agraria, además de delegados estatales y de organizaciones campesinas de toda la República.

Calderón subrayó que para la aplicación de este nuevo enfoque habrá en el año 2008 una cifra nunca vista, toda vez que los programas del sector sumarán recursos por 204 mil millones de pesos, es decir, 28 mil millones de pesos más que los ejercidos este año.

El Mandatario federal dijo reconocer que actualmente los productores pierden tiempo en diversos trámites burocráticos, mismos que prometió habrán de eliminarse ahora.

"Cuánto tiempo pierde el campesino en ir de una oficina a otra, de una secretaría a otra, de Herodes a Pilatos, como se dice, para tratar de obtener un apoyo a un programa".

El presidente aseguró que con este cambio se busca que el apoyo llegue a los productores sin intermediarios y "que no se pierda el agüita en el arroyito del camino".