Juan Francisco Valdés/El Guardián
Saltillo, Coah.- Entristecido porque sus padres no querían subirlo a los juegos mecánicos en la Ciudad Deportiva, un menor se subió a un carrusel y fue arrastrado varios metros de distancia.
Brandon Azaed Haro Azuats, de dos años, fue atendido por paramédicos de la Cruz Roja y sus familiares no quisieron que lo trasladaran a una clínica.

Pero en sus piernas llevaba marcado el neumático de un carrito, que pudo haberle causado una fractura, y fue entregado a su abuela Amalia Rentería.

Todo ocurrió a las 12:30 horas de ayer cuando el infante acudió de paseo con sus primos y hermanos a la unidad deportiva, y al ver a un convoy de carritos se quedó con ganas de subirse, pero sus padres no se lo permitieron.

El infante "le hizo la lucha" y sin importarle se subió a la plataforma en movimiento, sin imaginar lo que ocurriría.

Por otra parte, los paramédicos también atendieron a Margarita Torres, de 57 años, quien sufrió una caída en el mismo lugar, pero tampoco requirió traslado.