Alonso Gómez
Torreón, Coah.- El gobernador Humberto Moreira debe asumir el calor de hacer una acusación formal en los casos de los senadores Guillermo Anaya Llamas y Ernesto Saro Boardman, "y si no, que se deje de hablar de manera incongruente", afirmó Reyes Flores Hurtado.
El líder del Comité Municipal del PAN hizo referencia a los señalamientos sobre supuestas relaciones de ambos legisladores con el crimen organizado, y agregó que también se rumora sobre gente de la administración estatal involucrada con la delincuencia organizada.

Pero aclaró que no sólo porque eso se dice tienen la responsabilidad y la actitud de señalarlo sin ningún soporte.

Comentó que seguirán insistiendo desde el Congreso del Estado, primero, en el respeto de la libertad de los legisladores que son representantes populares para cuestionar y señalar cualquier error en que incurra el Gobierno estatal, y segundo, el respeto a la autonomía del Congreso.

Flores Hurtado manifestó que seguirán desde el organismo político con la exigencia al Mandatario estatal que sea el primero que respete la Ley y que no emita calumnias, porque tendrán que venir acciones legales en su contra, advirtió.

"Y asimismo, aunque sea la Procuraduría General de Justicia la que deba investigar al respecto, no importa, pero no se vale hacer este tipo de acusaciones sin ningún elemento y sin ninguna prueba", enfatizó.

"En Acción Nacional no vamos a permitir que se le acuse a ningún panista sin prueba alguna en las manos", precisó Flores Hurtado.

También exigió a Moreira Valdés que diga de qué se trata lo del asunto en lo "oscurito" con los diputados que comentó, y mencionó que tiene dos años que asusta a administraciones panistas con el petate del muerto de que hay irregularidades y se fincarán responsabilidades... "y no pasa nada", afirmó.

Advirtió que como el Gobierno no tiene competencia sobre las cuentas públicas de los municipios, es el Congreso del Estado el que tiene que decidir y se fincan responsabilidades, apuntó.