Redacción
Antes de esa suspensión, las armadoras de Saltillo y Ramos Arizpe pararían por el periodo vacacional de Semana Santa
El Complejo Automotriz de General Motors en Ramos Arizpe y la Planta Ensamble Derramadero de Chrysler van a parar durante dos meses después de su periodo vacacional de Semana Santa, informaron fuentes allegadas al sector automotor.

Un proveedor de General Motors reveló ayer que al interior de la armadora se comenzó a hablar de un "megaparo técnico" de dos meses, que comprendería abril y mayo.

Esa suspensión de actividades, explicó la fuente, es consecuencia del desplome de las ventas de vehículos en los primeros 45 días del año, tanto en México como en Estados Unidos.

La información trascendió después de que el martes en Washington, General Motors y Chrysler divulgaron su plan de viabilidad económica en el que la primera automotriz prevé el despido de 47 mil trabajadores y, la segunda, de 3 mil puestos de trabajo.
En esos mismos planes de reestructuración, ambas compañías pidieron cerca de 22 mil millones de dólares al Gobierno estadounidense.

En Saltillo, apenas ayer por la mañana Francisco Flores Pineda, presidente de la delegación local de Coparmex, manifestó a los medios de comunicación que era un hecho que continuarían los "paros técnicos" en las empresas del sector automotriz en Coahuila.
El industrial afirmó que los paros serían "intermitentes", una semana sí, una semana no, según el comportamiento de los mercados.

De su lado, el delegado de Economía en la entidad, Edmundo Gómez Garza, reveló que únicamente cinco empresas habían presentado y completado el trámite de apoyo federal mediante el Programa de Conservación del Empleo.

Esa cifra quedó después de que más de 50 compañías habían pedido informes sobre la mecánica a seguir para acceder a dichos recursos.

Al respecto, el IMEF Coahuila Sureste, a través de su titular, Juan Gerardo Cruz Espinoza, hizo un llamado a las empresas a acercarse y aprovechar los fondos disponibles.