Agencias
General Motors prevé cerrar el año con un beneficio bruto negativo, como consecuencia, principalmente, de la reestructuración de su anterior filial Delphi y por la devolución de los créditos que le concedieron los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y Alemania, además de por los costes de la reestructuración.
Detroit, EU.-El grupo automovilístico General Motors registró unas pérdidas de 1.151 millones de dólares (777,7 millones de euros) entre el 10 de julio y el 30 de septiembre de este año, según ha informado la compañía en un comunicado. Sin embargo, el grupo ha informado también de que acelerará la devolución de las ayudas recibidas de los Gobiernos de Estados Unidos y Canadá y que el primer pago, de 1.200 millones de dólares (800 millones de euros), se hará efectivo en diciembre.

Según General Motors, en el primer trimestre de 2009, antes de declararse en quiebra, el grupo perdió 6.000 millones de dólares. Fuentes de la empresa habían declarado a la revista Business Week que los resultados del tercer trimestre reflejarían una clara mejoría aunque seguirían mostrando pérdidas.

 "Tenemos mucho trabajo por delante, pero los resultados de hoy son una prueba de la sólida base que estamos construyendo para la nueva GM", ha señalado la compañía. "A la luz de las mejoras en las condiciones económicas globales, la estabilización de las ventas de la industria y su mayor liquidez", GM planea acelerar el pago de los préstamos recibidos de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá antes de la fecha de vencimiento -julio de 2015-.

La corporación obtuvo una facturación de 26.352 millones de dólares (17.805 millones de euros) en el periodo transcurrido después de que la compañía emergiera del proceso de suspensión de pagos, que finalizó el pasado 10 de julio.

General Motors prevé cerrar el año con un beneficio bruto negativo, como consecuencia, principalmente, de la reestructuración de su anterior filial Delphi y por la devolución de los créditos que le concedieron los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y Alemania, además de por los costes de la reestructuración.