Campbell testificará en el juicio al ex presidente de Liberia, Charles Taylor. Foto: Archivo/ Vanguardia
El Universal
La modelo podría participar en el proceso que se sigue contra el ex presidente de Liberia, a causa de unos diamantes que le entregó a la británica
LA HAYA.- Los jueces del Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL) autorizaron hoy que la Fiscalía llame a la modelo Naomi Campbell para que testifique en el juicio al ex presidente de Liberia, Charles Taylor, a causa de unos diamantes que éste entregó a la modelo africana.

En una decisión publicada hoy, los magistrados también permiten que se llame a declarar a la actriz Mia Farrow y a la ex agente de la modelo, Carole White, según recogió la agencia holandesa ANP.

Con la decisión de hoy los jueces no se oponen a que Campbell declare en La Haya, pero tampoco la citan oficialmente, y tampoco está claro qué puede ocurrir si la Fiscalía llama a la modelo a declarar y ella lo rechaza.

El abogado de Campbell, Gideon Benaim, comunicó hace unas semanas a la Fiscalía que él estaría dispuesto a declarar en nombre de su clienta, en el caso de que se emitiese una citación oficial.

Los fiscales solicitaron el pasado mayo llamar a declarar a la modelo acerca de los diamantes que supuestamente recibió de manos del ex presidente liberiano, que está siendo juzgado por crímenes de guerra ante esa corte.

Para la defensa de Taylor el testimonio de Campbell no es necesario porque tiene "poco valor probatorio" para el caso.

La defensa sostiene que Campbell ha negado en varias entrevistas haber sido obsequiada con las piedras preciosas y que la sospecha de los fiscales se basa en los testimonios de Mia Farrow y de Carole White.

Para la Fiscalía, el testimonio de Campbell "es necesario" , ya que hay "evidencias" de que recibió diamantes en bruto por parte de Taylor en septiembre de 1997.

Taylor es juzgado desde enero de 2008 en La Haya por once cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad por su implicación en el conflicto civil que asoló Sierra Leona entre 1991 y 2002 y que causó 50 mil muertos.

La acción de los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF) en ese conflicto fue financiada en parte por los llamados "diamantes de sangre" .

Según la Fiscalía del TESL, Taylor, quien niega todos los cargos, participó activamente en el conflicto a través de la entrega de armas al RUF y la dirección de sus operaciones que buscan hacerse con el control de las minas de diamantes de Sierra Leona.