Notimex
Asegura el secretario de Finanzas del CEN del PRI, Octavio West Silva, que con la medida disminuirá el financiamiento privado a los partidos políticos
México.- El secretario de Finanzas del CEN del PRI, Octavio West Silva, aseguró que con la Reforma Electoral disminuirá el financiamiento privado a los partidos políticos y los riesgos de que ingresen recursos irregulares a campañas políticas.

Entrevistado en sus oficinas, el funcionario priista explicó que esas modificaciones crean una nueva fórmula de financiamiento para los institutos políticos a partir de dos elementos que es el Padrón Electoral y el porcentaje del salario mínimo.

Precisó que con esa fórmula en tiempos de campaña en elecciones intermedias los partidos recibirán 30 por ciento adicional a sus prerrogativas, y en caso de la Presidencia sólo tendrá un incremento de 50 por ciento, con lo cual se reducen los recursos para partidos, ya que con la legislación vigente se duplicaba la prerrogativa.

Admitió que se tienen menos recursos pero existe la promesa de tiempo oficial en los medios de comunicación electrónicos para difundir los mensajes de cada partido y con eso se evite que los institutos políticos "se vuelen las trancas" en los números de spots.

El secretario del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) reconoció que ahora los partidos en épocas electorales destinan 80 por ciento de sus recursos para la contratación de publicidad en medios electrónicos.

Destacó que otro de los puntos importantes de esta reforma es que se reduce el tiempo de duración de las campañas y se determina que tres por ciento del monto que se les asigne a los partidos se utilice para actividades específicas.

Con lo anterior los partidos no pueden usar todos los recursos en actividades ordinarias, sino que deberán capacitar a su militancia, expuso.

West Silva explicó que además con la Reforma Electoral en el Distrito Federal ya podrán existir partidos locales, porque antes sólo podían participar institutos políticos federales, mientras que en cualquier estado de la República sí podían hacerlo.

Aseguró también que el gasto importante del IFE no está en el dinero que se va a los partidos, sino en el que se ejerce en el aparato electoral donde se canalizan recursos para su plantilla laboral y para servicios personales, el cual es muy alto.

Además, para las prestaciones que se otorgan y los fondos que como ley deben existir como reservas laborales.

Agregó que prueba de esto es que en 2006 se aplicó un recorte de 700 millones de pesos y el instituto trabajó muy tranquilo, por lo cual es falso que los gastos del partido son mayores a los que ejerce el Instituto Federal Electoral (IFE).