Roberto González/La Jornada
Con el resultado de octubre se acumularon 19 meses en que de manera consecutiva la negociación entre trabajadores y patrones de los salarios contractuales se salda con aumentos por abajo de la inflación, según indicadores publicados esta semana por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).
México, D.F..- El salario real de los trabajadores registró en octubre una nueva caída para acumular 19 meses consecutivos con incrementos menores a la inflación, hecho que analistas interpretaron como una muestra de que continúa el deterioro del mercado laboral.

La pérdida de poder adquisitivo de los salarios "constituye una fuerte limitante" para que el consumo -uno de los motores del crecimiento interno- se recupere a corto plazo, consideraron Sonia Machain y Arturo Vieyra, analistas de Banamex.

Información actualizada esta semana de los indicadores oficiales de empleo y remuneraciones en el sector formal de la economía mostró que el incremento promedio anual de los salarios contractuales en agosto fue inferior en 0.42 puntos a la inflación general de los 12 meses previos, lo que en los hechos significa pérdida en el poder adquisitivo.

Con el resultado de octubre se acumularon 19 meses en que de manera consecutiva la negociación entre trabajadores y patrones de los salarios contractuales se salda con aumentos por abajo de la inflación, según indicadores publicados esta semana por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

En el conjunto de los trabajadores permanentes del sector formal, en septiembre pasado -información más actualizada- el salario real promedio de cotización disminuyó 0.88 por ciento a tasa anual, lo que significó su undécimo registro negativo de manera consecutiva.

La disminución del salario real -que resulta de descontar el efecto de la inflación sobre el incremento nominal-, junto con la caída del empleo formal en septiembre, provocó un descenso de 4.6 por ciento anual en la masa salarial, que es el monto de sueldos y salarios pagados en la economía, explicaron los analistas de Banamex.

Esta baja en el dinero que tiene disponible la población asalariada es una de las causas de que disminuya la posibilidad de consumo.

El jueves de la semana pasada, el presidente Felipe Calderón Hinojosa declaró el fin de la recesión que ha sumido a la economía mexicana en su peor desempeño en siete décadas. Existen muy claros signos de recuperación, dijo en un foro organizado por el proveedor de servicios financieros Bloomberg.

Según el titular del Ejecutivo, la economía mexicana creció 2.7 por ciento en el tercer trimestre del año, respecto del segundo trimestre. En los últimos cinco meses, añadió, se han creado 200 mil empleos formales netos, de los cuales 80 mil corresponden a octubre, aun si se descuenta el despido de más de 40 mil personas después de la decisión de extinguir las operaciones de Luz y Fuerza. El resultado sobre el desempeño de la economía en el tercer trimestre del año es una muy buena noticia, porque implica el fin de la recesión, de la contracción económica del país, declaró.

Una vez que salieron nuevas cifras sobre la evolución del empleo y los salarios, los datos apuntan a que la recuperación de algunas actividades relevantes para la economía tardará más tiempo.

"A pesar de un repunte mensual en septiembre respecto a agosto, la contracción anual de los salarios reales refleja el deterioro de las condiciones del mercado laboral, al mismo tiempo que constituye una fuerte limitante para que el consumo logre un repunte vigoroso a corto plazo", apuntaron.

Los analistas de Banamex consideraron que frente al incremento del desempleo y del alza en las expectativas de inflación para los meses siguientes, la perspectiva de los salarios reales "no es positiva".

Además de los salarios medios de cotización al IMSS, otro indicador del desempeño de los ingresos de los trabajadores es el aumento promedio a que se negocian los contratos colectivos que son registrados en las juntas de conciliación y arbitraje.

En las juntas de jurisdicción federal, en octubre pasado se acumularon 19 meses en que de manera consecutiva los salarios tienen un incremento menor a la inflación, aun cuando según las autoridades del Ejecutivo la recesión llegó a su fin desde el segundo trimestre del año.

En julio, agosto, septiembre y octubre pasados, los incrementos en los salarios contractuales fueron inferiores a la inflación anual en: 0.50, 0.74, 0.31 y 0.42 puntos, para cada uno de esos meses.

Según la información reportada por las juntas federales de conciliación y arbitraje, en 2008 el salario contractual tuvo un incremento que fue en promedio 0.57 puntos menores a la inflación, y en los primeros diez meses de este año los aumentos negociados han sido 0.99 puntos por debajo de la inflación.