El Universal
Daniel Parfait dijo que la visita de el presidente Nicolás Sarkozy se centró en la ciudadana francesa condenada a 60 años de prisión por realizar actividades delictivas.
El embajador de Francia en México, Daniel Parfait responsabilizó a los medios de comunicación de convertir el caso de Florence Cassez en el tema central de la visita de su presidente Nicolás Sarkozy, y rechazó que él lo haya puesto en la mesa del debate, pues lo único que hizo fue cumplir con su deber de atender a una ciudadana en problemas, tal como lo hace el mandatario mexicano con sus connacionales.

Aunque el diplomático se negó a hablar sobre el avance de las negociaciones, que desde el 10 de marzo pasado se realizan en el seno de la Comisión Binacional, que se creó ex profeso para que autoridades mexicanas y francesas determinen si es viable o no que Cassez sea entregada a su país y cumpla en Francia la condena de 60 años de prisión por su participación en tres secuestros.

Parfait rechazó hacer cualquier comentario sobre la aplicación en este caso del Tratado de Estrasburgo -que ratificó México en octubre de 2007-, que permite que Cassez pueda purgar la sentencia en su país de origen, donde existe el riesgo que se le reduzca la pena a 20 años de cárcel o incluso sea liberada de acuerdo a las leyes francesas.

El embajador se limitó a pedir que se permita trabajar a la Comisión que evalúa la aplicación del Tratado de Estrasburgo y no se entorpezca su labor "distorsionando la información", al tiempo que negó que el canciller francés Bernard Kouchner permanezca en México y encabece las negociaciones.

En una entrevista realizada ayer al término de un evento cultural organizado por la embajada, Parfait aseguró que durante la visita oficial de Sarkozy (el 9 de marzo), el tema de Cassez cobró relevancia por decisión de los medios de comunicación. "Eso es cosa de ustedes, porque ustedes escogieron un tema, pero el resto de la visita fue un gran éxito (...) Me da mucha pena que ustedes hayan ocultado todo el éxito y toda la carne de toda esta visita con un elemento, si es un elemento importante pero en medio de un conjunto de otras dimensiones de esta visita", aseguró.

Sin embargo, cuando se le recordó al diplomático que fue Sarkozy quien durante su visita a México, en Palacio Nacional y el Senado fue quien trató públicamente el tema, aunque se le sugirió que no lo hiciera, el embajador sostuvo que el presidente fue objetivo al abordar el tema "es realmente el papel de un presidente, yo no creo que haya sido un comentario agresivo de ninguna manera".

Agregó que "yo creo que todos los presidentes del mundo consideran que su deber tomar en cuenta la situación de sus ciudadanos, yo creo el presidente mexicano lo hace a cada momento con mexicanos que están en dificultades en otras partes del mundo".