Lahore, Pakistán.- El marido de la ex primera ministra paquistaní Benazir Bhutto, Asif Ali Zardari, acusó hoy a los servicios de inteligencia de Pakistán de estar implicados en el atentado de anoche en Karachi contra el convoy de su esposa, que causó al menos 139 muertos y más de 500 heridos.
En declaraciones a la televisión Geo TV desde Dubai, Zardari aseguró que tener "pruebas documentales" de que la inteligencia paquistaní estuvo relacionada con el ataque, "dirigido a asesinar a Benazir Bhutto".

El esposo de la ex primera ministra añadió que, a su juicio, detrás de los atentados no estuvieron grupos extremistas, sino que los responsables fueron extremistas dentro del Gobierno, incluidos algunos ministros.

"Si los agresores suicidas hubieran sido 'yihadistas', hubieran atacado a personalidades del Gobierno y no al principal partido de la oposición", afirmó Zardari, que en declaraciones anteriores había señalado que el Gobierno debía ser considerado responsable del ataque por no haber tomado las medidas de seguridad suficientes.

Bhutto, que ayer regresó a su país tras casi nueve años de exilio, había recibido amenazas de grupos extremistas de la conflictiva región tribal de Waziristán y de grupos vinculados con Al Qaeda.

A su llegada a Karachi procedente de Dubai, Bhutto había declarado telefónicamente al canal de televisión ARY que no se iba a dejar "intimidar" por las amenazas de los radicales, que, subrayó, "están intentando apoderarse" de Pakistán.

Según Zardari, antes de su regreso a Pakistán la ex primera ministra había escrito una carta al presidente, el general Pervez Musharraf, en la que le señalaba su temor de ser objeto de un atentado y le daba algunos nombres de militares y miembros de los servicios de inteligencia implicados en una supuesta conspiración.

El esposo de Bhutto reclamó la inmediata destitución del director general de la Oficina de Inteligencia, Ejaz Hussain Shah.