Notimex
El primer ministro iraquí, Nuri Al-Maliki, advirtió hoy que el terrorismo, avivado desde fuera de las fronteras de Irak, pone en riesgo la estabilización del país y puede tener 'consecuencias desastrosas' para el resto del mundo.
Naciones Unidas.- Al-Maliki intervino este martes en la 62 Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), donde llevó un mensaje de optimismo, pero sin pasar por alto los riesgos y desafíos que el país árabe tiene por delante.

'El continuo flujo de armas, dinero y terroristas suicidas y la emisión de fatwas (decretos religiosos), que incitan al odio y al asesinato, únicamente van a tener consecuencias desastrosas para los pueblos de la región y del mundo", señaló el mandatario.

Pidió a la comunidad internacional, pero sobre todo a los países vecinos, que redoblen sus esfuerzos para ayudar al proceso de estabilización del 'nuevo Irak', como él mismo repitió en varias ocasiones.

'Este nuevo Irak es lo que los terroristas tienen ahora como objetivo', indicó.

También les pidió su colaboración para luchar contra el terrorismo. 'Estamos decididos a salir victoriosos de nuestra batalla que será una victoria para la humanidad', precisó.

El mandatario aseveró: 'Este nuevo Irak no abandonará su elección democrática por la que nuestro pueblo ha pagado un alto precio' y agregó: "La reconciliación nacional es más fuerte que las armas del terrorismo".

'Hoy soy optimista respecto a que los países de la región se darán cuenta del peligro que suponen los ataques terroristas contra Irak y de que no les interesa un Irak débil", añadió.

Al-Maliki señaló que a pesar de los progresos políticos y en materia de seguridad conseguidos, todavía se tiene 'un largo camino para alcanzar un Irak próspero, seguro y estable'.