Notimex
Califica el líder cubano de "histórico" el debate de los jefes de estado en la Cumbre Iberoamericana y lo compara con el Waterloo de 1815 al asegurar que cuando el rey calló a Chávez "los corazones de América Latina vibraron"
El convaleciente presidente Fidel Castro advirtió el martes de un posible magnicidio contra su homologo venezolano Hugo Chávez y consideró como ``histórico`` el debate de los jefes de estados en la recién finalizada Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

``Es imposible apartarse de la impresión de que el imperio y la oligarquía se esmeran por conducir a Chávez a un callejón sin salida, poniéndolo fácilmente al alcance de un disparo``, escribió Castro en una de sus ``Reflexiones``, publicadas el martes en el diario oficial Granma.

Además el mandatario cubano manifestó su preocupación por quien calificó de ``entrañable hermano`` porque cuando Chávez se mezcla con la gente ``un asesino a sueldo del imperio, un oligarca envilecido por los reflejos que sembró la maquinaria de publicidad imperial, o un perturbado mental, podrían poner fin a su vida``.

Y agregó que ``en el caso de Venezuela, la victoria no se debe convertir en terrible revés sino en victoria mucho mayor, para evitar que el imperialismo conduzca al suicidio a nuestra especie``.

Por otra parte, Castro consideró que en la Cumbre ``El Waterloo ideológico ocurrió cuando el Rey de España le dijo a Chávez de forma abrupta: ``-Porqué no te callas!``, en una referencia a la batalla de Waterloo de 1815 que puso fin al imperio de Napoleón. Y agregó que ``en ese instante todos los corazones de América Latina vibraron``.

El soberano español interpeló a Chávez quien no cesaba de interrumpir la intervención del presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero que le increpaba por haber llamado ``fascista`` a su antecesor José María Aznar.

En opinión de Castro, en ese momento, Chávez obtuvo una ``victoria ideológica de gran trascendencia`` por eso consideró que esa fecha, ``el sábado 10 de noviembre de 2007 pasará a la historia de nuestra América como el día de la verdad``.

El mandatario, de 81 años, advirtió que ``hay que seguir luchando y corriendo riesgos, pero no jugar todos los días a la ruleta rusa o al cara o cruz de una moneda``.

Castro no ha sido visto en público desde julio del 2006, después de ser sometido a una cirugía intestinal de emergencia y delegó el mando temporalmente en su hermano Raúl, cinco años menor.

En 16 meses de su ausencia el pueblo cubano oyó por primera vez la voz de Castro en directo cuando habló con Chávez durante el programa ``Aló Presidente`` el 14 de octubre pasado desde la isla.