Notimex
Jerusalén.- Las políticas de Israel en la Franja de Gaza podrían convertirla en otra Somalia, advirtió el enviado especial de la Unión Europea a Oriente Medio, Marc Otte, al diario israelí Haaretz en una entrevista.
"Las tácticas de Israel en Gaza no funcionaron. El bloqueo y las sanciones contra la población fallaron, y sólo Hamás se consolidó, mientras que el primer ministro Salam Fayyad y el presidente Mahmoud Abbas resultaron debilitados", afirmó Otte.

"Las implicaciones de la actividad israelí pueden convertir a Gaza en otra Somalia", recalcó.

De acuerdo con el rotativo, Otte se reunió esta semana con altos funcionarios egipcios para hablar sobre la apertura hecha en la frontera con la Franja de Gaza. Otte llegó a Israel para pláticas con funcionarios de los ministerios de Defensa y Exteriores.

En la entrevista, Otte expresó su preocupación sobre la incierta forma de Israel para manejar la nueva situación que emergió a lo largo de la frontera, y explicó algunas de las ideas que proponen los egipcios para resolver la crisis.

"Hubo un cambio significativo en la apreciación egipcia sobre la severidad del proflema en Rafah", dijo Otte.

Mencionó que el presidente egipcio Hosni Mubarak y el jefe de Inteligencia, Omar Suleiman, están interesados en un "acuerdo en paquete" más general para la situación en la frontera entre Egipto e Israel e Israel y la Franja de Gaza.

De acuerdo con el plan egipcio, habría una apertura renovada en el cruce de Rafah a lo largo de las líneas del acuerdo anterior, intensificar los esfuerzos para contener el contrabando y el apoyo israelí al plan de Fayyad para transferir el control sobre los cruces de Karni y Sufa a la Autoridad Palestina.

El enviado de la Unión Europea dijo que el bloqueo israelí de la Franja de Gaza fue central para provocar la abertura en la frontera por Hamás.

"La presión en la población no provocó que Hamás fuera lanzado al mar. El bloqueo y sus resultados no dañaron a Hamás y sólo complicó las cosas entre Israel y Egipto, creando una tensión innecesaria entre los dos Estados", afirmó Otte a Haaretz.

"Es hora que Israel decida qué hacer. Creo que necesita aprobar el plan de Fayyad, porque así se aplicaría presión sobre Hamás, forzándolo a decidir si continúa impidiendo el cruce por las aperturas", señaló Otte.

Para Otte, "Israel necesita entender que no conseguirá nada mejor que el plan de Salam Fayyad. Entiendo que el Ejército y el Shin Bet están preocupados por la seguridad inmediata, pero deben mirar un poco hacia adelante y ese es el papel del liderazgo".