Notimex
El Instituto Nacional de Migración (INM) advirtió que no tolerará actos de corrupción en su interior, luego de la desaparición de ocho cubanos que estaban alojados en la Estación Migratoria de Chetumal y la posterior localización de seis
Luego de conocer los hechos, las autoridades del INM presentaron una denuncia de hechos ante el Ministerio Público Federal en Quintana Roo, contra quien o quienes resulten responsables de esa situación, informó la Secretaría de Gobernación (Segob) en un comunicado.

La dependencia federal indicó que las seis personas cubanas fueron localizadas por elementos de la policía municipal y puestas de nueva cuenta a disposición de las autoridades migratorias del país.

Sin embargo, siguen sin ser localizados Joel Cruz Celier y Andray Pimienta Cruz, sobre quienes ya se han girado las alertas migratorias correspondientes.

La comisionada del INM, Cecilia Romero Castillo, instruyó a la delegación Regional del instituto en Quintana Roo para que inicie los procedimientos administrativos contra el agente migratorio Gaspar Sánchez Angulo y la empresa de Seguridad Vempssa.

Los vigilantes de esa empresa de seguridad, Marcos Campos Vázquez y Vicente Gaspar Santander tenían bajo su responsabilidad la custodia de la estación, dando visto al Organo Interno de Control.

Por ello, fueron detenidos Sánchez Angulo, encargado en turno de la Estación Migratoria de Chetumal, así como los dos vigilantes referidos, quienes quedaron a disposición del Ministerio Público Federal.

El Instituto Nacional de Migración consideró que se trata de un caso aislado, sin embargo, sentenció que no tolerará la corrupción al interior de la institución.