Notimex
México.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió en su informe 2007, sobre los objetivos de desarrollo del milenio, que hay claroscuros y los países más pobres no alcanzarán por sí solos dichas metas.
El documento, firmado por el vicesecretario general de la ONU para la Economía y Asuntos Sociales, José Antonio Ocampo, detalla que hay avances significativos en materias como combate a la pobreza, escolarización infantil y para el sector femenino en la política.

También los hay en mortalidad infantil y control de paludismo y tuberculosis, si bien los avances son dispares de acuerdo con la región del mundo de que se trate.

El informe cita la falta de oportunidades laborales para los jóvenes, la desigualdad de género, la urbanización rápida y desordenada, la deforestación, la escasez de agua y la alta prevalencia del Sida, como los principales obstáculos para arribar a las metas.

Algunos de los retos que se deben abordar son: la atención a la salud de las madres, pues medio millón de ellas mueren cada año, por complicaciones prevenibles durante el embarazo y parto.

En 2006 murieron de Sida 2.9 millones de personas en el mundo y las medidas adoptadas no alcanzaron el ritmo en el que la enfermedad avanza.

Además, 50 por ciento de la población en países en vías de desarrollo carece de medidas elementales de saneamiento, mientras que la desigualdad económica crece, sin dar oportunidades a los jóvenes y marginando a población rural, hijos de madres sin estudios y familias pobres.

Sin embargo, a la mitad del plazo establecido para que se cumplan los objetivos de desarrollo del milenio es claro que "los países más pobres y desfavorecidos no podrán alcanzarlos por sí solos" y los países desarrollados deben cumplir sus compromisos.

Esto es que los países del Grupo de los Ocho dupliquen para 2010 sus ayudas a Africa y que la Unión Europea destine 0.7 por ciento de su Producto Interno Bruto. Pero contrario a estos compromisos, entre 2005 y 2006, esta proporción disminuyó y se teme que siga a la baja.

Por ello la ONU hizo un llamado a que continúe la ayuda de manera constante, predecible y sistemática y que los países en vías de desarrollo permitan a las agencias de la ONU participar en la coordinación de los esfuerzos técnicos.