Notimex
La Paz.- Los acuerdos firmados el pasado jueves entre Irán y Bolivia para impulsar áreas de hidrocarburos y el desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos afectaría los vínculos de este país con Brasil, señalaron ex ministros bolivianos.
En declaraciones al diario boliviano El Deber, los ex cancilleres Armando Loaiza y Javier Murillo coincidieron en calificar de 'político' el apoyo de Irán al desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos en esta nación sudamericana.

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Irán, Mahmud Ahmadinejad, firmaron el pasado jueves un convenio que fue interpretado por ambos ex cancilleres bolivianos como una acción política que podría beneficiar a los iraníes en Naciones Unidas.

Loaiza dijo que el acuerdo constituye una maniobra hábil de Bolivia para establecer relaciones diplomáticas con Irán y una 'carta brava' porque privilegió un acuerdo extracontinental que podría romper el equilibrio con los países vecinos, en particular con Brasil.

Advirtió sobre la posibilidad de que pueda romperse el contrato energético de Bolivia con la estatal brasileña Petrobras, el cual no sólo garantiza el acceso al gas natural por parte de Brasil sino que también apunta a la instalación de empresas petroquímicas.

El ex ministro boliviano consideró que el acuerdo para el desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos también puede provocar diferencias con Estados Unidos, lo cual fue advertido por el embajador estadunidense en La Paz, Philip Goldberg.

Recordó que el problema se debe a que Estados Unidos, en su condición de miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, acusó a Irán de enriquecer uranio para la fabricación de armas nucleares, así como también de promover el terrorismo.

El ex canciller Murillo señaló por su parte que el acuerdo de Irán con Bolivia sólo representa el apoyo político de este país a los planes iraníes ante los cuestionamientos que viene realizando la comunidad internacional a través del Consejo de Seguridad.

'Para nosotros (los bolivianos) no tiene sentido suscribir un acuerdo de desarrollo conjunto de energía nuclear porque no tenemos posibilidad alguna de hacer una cooperación en el campo nuclear', puntualizó.