El Universal
Villahermosa, Tabasco.- La zona centro de Villahermosa podría volver a inundarse en cualquier momento debido a que el cárcamo de la laguna El Negro, localizada al noreste de la ciudad, se fracturó por las constantes lluvias y el nivel del agua rebasó lo tres metros de altura, advirtió el gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo.
Según el gobernador, el cárcamo se fracturó y se hundió, por lo que quedó inhabilitado después de la inundación que cubrió gran parte de la capital del estado desde el 29 de octubre pasado, en lo que las autoridades han considerado la peor catástrofe registrada en la historia de la ciudad de Villahermosa.

Granier Melo declaró a un canal de la televisión estatal que en ese cárcamo, localizado cerca del Hospital Regional de Petróleos Mexicanos (Pemex), el nivel del agua rebasó los tres metros de altura y podría derramar millones de litros hacia el centro de Villahermosa.

Reubicarán mercado y tianguis

Por ello, se tiene planeada la reubicación del mercado Pino Suárez, pese a que es una de las zonas comerciales más tradicionales de Tabasco, al igual que el tianguis que se instala cada semana en la zona.

El mandatario consideró urgente establecer medidas preventivas para evitar otro desastre y anunció que el gobierno estatal pretende comprar varios terrenos para esas reubicaciones, por lo que consideró que los más viables están localizados en la zona de Casa Blanca, al norte de la laguna de El Negro, donde se tiene suficiente reserva territorial, aunque para ello serán necesarios servicios urbanos.

El terreno es propiedad de un conocido empresario de Villahermosa, de quien el gobernador dijo que "es muy consciente y esperamos que ponga un precio justo a sus tierras, para que el pueblo de Tabasco siga adelante en su desarrollo".

La mayor parte del territorio de Villahermosa está por abajo de los niveles de los ríos Carrizal y Grijalva, que cruzan prácticamente por el centro de la ciudad, por lo que se construyeron varios cárcamos de bombeo para sacar por el drenaje las aguas negras y pluviales.

Uno de esos cárcamos es el de la laguna de El Negro, localizada a pocas cuadras del malecón del río Grijalva, y que en épocas de frentes fríos, como los que se afectan el sureste del país, es habilitada como laguna de regulación.

Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aún faltan 30 frentes fríos en la actual temporada, por lo que no se puede descartar que haya nuevas crecientes.

Granier Melo indicó que el caso del cárcamo de la laguna de El Negro es considerado grave por las autoridades hidráulicas estatales, porque si funcionara simplemente se bombea el agua para darle salida si hay una creciente, no así, si está colapsado. "Al estar fuera de servicio, lejos de sacar el agua por ese mismo conducto entraría hasta el centro de la ciudad, que es mucho más bajo que el nivel de la laguna".

Necesario desazolvar

Asimismo, en la medida en que desciende el nivel del río Carrizal, se observa el surgimiento de playones o extensiones de tierra que hacen que el río amplíe su cauce y tenga poca profundidad, por lo que las autoridades consideraron necesario realizar un desazolve.

Los expertos advirtieron que de no llevarse a cabo ese desazolve, la escasa profundidad del río Carrizal en esa zona provocaría nuevas inundaciones.

La Secretaría de Asentamientos y Obras Públicas de Tabasco informó que siguen reparando bordos en las márgenes de ríos y lagunas, con costales de arena para proteger las zonas bajas.

Las medidas preventivas para proteger las zonas bajas se mantendrán, señaló el gobernador Granier. (Notimex)