Notimex
Guadalajara.- La población de las costas del Pacífico, en especial la de Jalisco, deberá estar alerta porque los ciclones que se forman en septiembre, octubre y noviembre son de mayor peligrosidad al acercarse más al litoral, advirtió el experto Angel Meulenert Peña.
El director del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara (UdeG), agregó que de manera histórica, los ciclones que surgen durante este tiempo 'tienen la característica de moverse cerca o dirigirse a la costa'.

Explicó que en vez de ir mar adentro como hacen al inicio de la temporada, en estos meses es usual que vayan a la costa, 'por eso los mayores impactos directos que ha tenido Jalisco son sobre todo durante octubre'.

Ante esto, añadió, las personas que habitan en zonas de riesgo en la costa deberán atender las indicaciones de las instituciones correspondientes y los medios de comunicación.

Destacó que en lo que va de la presente temporada, de junio a noviembre, el Atlántico ha registrado ocho tormentas tropicales, de las cuales sólo tres se convirtieron en huracanes. El último fue 'Humberto', que entró a las costas de Texas y ya se disipa, indicó.

'Esta cifra es inferior a la media histórica del Atlántico, aun así, de acuerdo con lo que resta del temporal y por el número que va, esperamos que el Atlántico tenga un comportamiento superior al de la media histórica, es decir, que se vaya por encima de los 10', dijo.

Resaltó que en el Pacífico no ha habido una actividad fuerte, 'hasta el momento van ocho ciclones tropicales, pero la media histórica es de 15', señaló.

Meulenert Peña comentó que no es posible determinar la cantidad de agua que han aportado los ciclones que han atravesado el Pacífico, pero que el temporal de lluvias ha sido bueno, 'como lo pronosticamos en marzo, lo que es lamentable son pérdidas humanas y materiales'.

'Sin embargo, para la agricultura es un temporal magnífico, a diferencia del año pasado, éste ha sido un temporal en que la lluvia se ha repartido de manera más uniforme', concluyó.